jueves, 10 de diciembre de 2009

Extremadura exporta barbas a la Madbear 2009


Aún no han llegado los carnavales, pero a mi me apetecía disfrazarme para la quedada de este pasado fin de semana en Madrid, la madbear. Y cuando hablo de disfrazarme, me refiero al uniforme oficial de osito, léase barba, camisetas ajustadas, vaqueros y botas de leñador (si son negras, de diseño y te han costado una pasta es un plus).

"Digamos" que básicamente visto así siempre, el cambio más radical ha sido la barba. Pues bien, si algunos de vosotros os preguntáis por qué no ligáis en estas quedadas, ya sabéis una de las posibles razones: no os habéis adelantado a los carnavales.

No es que sea especialmente guapo, para qué vamos a engañarnos, lo sorprendente es cómo el simple hecho de tener barba o de llevar una determinada vestimenta te hace ser más especial a los ojos de la misma gente.

Vale, se puede decir que es una quedada de ositos, que el pelo atrae mucho, que una camisa de cuadros te nubla la razón o que te corres con un sobaco peludo, pero hay una diferencia bastante grande entre "gustar más" y "gustar sólo".

A mi me puede gustar más Bob Hoskins con barba que sin barba, pero me sigue gustando, pero no me entra en la sesera que si Bob no lleva barba le escupa a la cara y le mire como si me debiera dinero.



Pongamos el caso de que tienes novio, tiene barba, y luego por un problema de la piel se tiene que afeitar todos los dias. ¿Qué catástrofe no? Porque el asunto es extrapolable a la gordura. Si te enamoras de un chubby y luego resulta que por salud tiene que adelgazar hasta la talla 36, ¿qué pasaría? si realmente hay amor no pasará nada, si sólo hay atracción física la relación se irá al garete, porque las cosas funcionan desgraciadamente así, buscamos un físico y adaptamos nuestros sentimientos a esa atracción, cuanto más bueno estés para mi, más te querré.

En definitiva, ha sido un fin de semana bastante divertido, ir con el disfraz osuno me ha reportado un subidón de autoestima, os agradezco a todos los que normalmente no me miráis cuando paso a vuestro lado todos vuestros comentarios en voz baja, vuestros giros de cabeza para verme el culo y vuestros números de teléfono, lástima que ésto sólo fuera un estudio sociológico lleno de mala baba, y sobre todo, que los carnavales son en Febrero, no en Diciembre, y a partir de ahora prefiero ponerme una cuerda en Febrero que ir de payaso en Diciembre.


2 comentarios:

  1. Al leer el titulo de esta entrada pensaba que ibas a hacer un repaso por los ositos extremeños que inundaron Madrid durante este fin de semana. Porque además de ti, eramos muchos más los que estabamos por alli. Y digo yo? donde se meten luego aqui en Extremadura?

    ResponderEliminar