martes, 26 de enero de 2010

Rosa, propiedad de nadie

He perdido la cuenta de las numerosas ediciones de Operación triunfo que han pasado ya por la pequeña pantalla, la verdad es que me da igual, la única que realmente me ha gustado fue la primera, allá por el 2002, cuando a algún dirigente de rtve se le ocurrió la feliz idea de revitalizar el concurso de eurovisión, convocando otro concurso de jóvenes talentos de donde saldría nuestro representante para Tallin. Y entonces apareció Rosa.

Esta granadina ganó el concurso de los futuros triunfitos, quedó séptima en Europa, logró audiencias del 70% para la televisión estatal y se ganó el corazón de toda España, con su voz prodigiosa y complejo de gorda. Se sorprendería en ese momento si le hubieran dicho que 8 años más tarde estaría anunciando productos adelgazantes con 40kgs menos a sus espaldas.

Y es que Rosa tiene lo que podríamos llamar una voz prodigiosa. Es una voz privilegiada sin ningunda duda, pero no porque su técnica vocal sea algo innato y natural para ella, que lo es, sino porque al escucharla, no puedes hacer más que quedarte embobado y rendirte a sus pies, a pesar de que no se lo han puesto nada fácil.


Porque ser triunfito es un estigma. Pero si sobrevives, eres un fenómeno. Ahí están Bisbal, Chenoa, Bustamante, Manu Carrasco y Nena Daconte, todos han seguido viviendo de la música con mayor o menor fortuna, pero siguen al pie del cañón. Pero Rosa hasta para eso es especial.
Viendo su discografía, nos encontramos con 6 álbumes de estudio. Desgraciadamente de esos 6, cinco son espantosos, esa es la dura realidad, podríamos quedarnos con unas cuantas canciones pero desde luego no pasarán a la historia de la música. Y a pesar de todo eso, hay otra cosa que comparten todos ellos: la sensación de que la verdadera Rosa está por llegar, la que hará ese disco que deslumbrará y reventará las listas de ventas. Porque lo merece, porque a pesar de que quiera engañarnos, sigue siendo una niña, y porque ama lo que hace.

Y entonces nos sorprende en el 2009 con su "Propiedad de nadie", producido y apadrinado hasta el último bit por Jose luis Perales. Este señor, un monstruo de la escena española, todo un clásico que pertenece a otra época, a otra generación, una generación de cantautores que luchaban con sus letras prodigiosas, sencillas y directas, a quienes eso de hacer gorgoritos, no iba con ellos. Pues bien, este caballero le ha regalado un discazo a Rosa, y podemos decir sin temor a equivocarnos que es su mejor grabación.
Un disco absolutamente redondo se mire por donde se mire. Un disco anclado en el pasado, que requiere el pequeño esfuerzo de acercarte a él con la mente abierta, un disco para relajarse y disfrutar, porque no hay estridencias, no vamos a encontrar canciones bailables ni marchosas, sólo un disfrute sincero, de letras directas, armonías cálidas y una Rosa totalmente distinta, dispuesta a contener su torrente de voz y a sentir cada compás. Y tiene una delicatessen, un duo con Jose Luis Perales precioso y emocionante. Aquí os dejo el video de último videoclip, así que oidlo, no seáis perros, ya otro día pongo fotos de osos coñe :-P



Es una joya de cd, se escucha del tirón de principio a fin... Asi que espero que éste sea el inicio de una bonita amistad con su público, o con otro público, aunque más bien desearía que fuera el comienzo de una bella comunión con los productores, a ver si se dan cuenta de que un cantante, para vender discos, no tiene por qué hacer sólamente música comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario