lunes, 17 de enero de 2011

Vida osita. Hoy: Comprar un bear ebook.

Soy un modern Bear, mañana me tatúo una garra aquí.

Está claro que ser oso hoy en día no sólo es vivir en el campo, decir woof, talar arboles (ésto es poco ecológico) y comprarse iphones sin saber lo que se tiene en las manos, sólo porque el resto lo hace. No, un bear moderno (en inglés queda más moderno todo) compra ropita moderna en bearshops especializadas para nosotros (como esa tienda para musclebears en Madrid, que tiene la misma mierda que el resto, pero a la cual le ponen su propia etiqueta) se baja porno del torrent , ve Modern family y, por supuesto, lee literatura gay bear.
Va de Bear, pero le falta algo de cuero.
A mí sólo me faltaba lo de la literatura bear gay, leí "Crepúsculo" pensando que al ser un libro de nenazas depiladas sería literatura bear. Pero parece que no, así que decidí comprarme "Peluche" de Juan Ernesto Artuñedo, del que dicen que es para la literatura lo que "Cachorro" es para el cine. Ya sé que estaba a punto de comprar mierda, pero algunos dicen que "Cachorro", además de ser cine, es buena.
Seguidor de Crepusculo, se le nota por el plumón.
Y como voy de Bear moderno, busqué su edición electrónica, para leer en mi maravilloso Kindle ultima generación, comprado en uno de mis mucho viajes a New York en primera clase (o sea, desde la web de amazon.com...). Lo busco en google, pasando del despropósito que es libranda. Entre todas las tiendas, lo compro en Todoebook, que tiene un "buen precio" y el pago se puede hacer por paypal. El precio es 7.95€ y el formato en papel es de 14€, esa es la estafa de los libros electrónicos en este país. Por desgracia para mí el libro solo se puede conseguir pagando.

¡Y aquí comienza la aventura! Primero me registro en la web, normal en cualquier compra. Pago y leo que tengo que descargarme un programita para bajarme el libro en pdf, digo woof y continúo. Me bajo e instalo el programita, después me obligan a registrarme en la web de Adobe para poder ver el libro que he pagado con mi dinero, así que lo hago y le doy al enlace para la descarga del libro.

Ya lo pondré a caldo cuando lo termine...
¡¡¡Por fin es mío!!! Ah, pues no, como la mayoría de los libros que se venden en España, lleva el "útil" y "necesario" sistema de protección contra copias, el DRM, así que un libro que he comprado, no puedo leerlo donde quiera, si no donde me digan. Vamos, como si vas a una librería y el dependiente te dice que te hace una rebaja si sólo lo lees tú solo en tu casa, porque el libro que me he comprado, tampoco lo puedo dejar, solo puedo leerlo en mi ordenador o en algún libro electrónico que acepte DRM, el kindle no lo soporta, porque en Amazon descubrieron hace tiempo que es una tontería.

Y así las cosas, me compro algo que no puedo usar con libertad. Pero para eso sigue estando google y al final el DRM sólo sirve para que nos entretengamos un rato mirando cómo se libera. A la hora de haber comprado "Peluche" ya tenía una copia de mi propio libro para hacer con él lo que me salga de mis rasurados testículos.

Cargado ya mi libro (comprado) en mi kindle (comprado) me pondré a leerlo y ya contaré qué tal. Por cierto, si alguien quiere leerlo también, además de comprarlo en el enlace que puse antes o comprarlo en formato físico en Berkana, también puede pedirme que se lo preste por correo electrónico, o buscarlo por vagos, que creo que alguien también lo puso por allí.
Saludos!

2 comentarios:

  1. Como libro propiamente dicho deja mucho que desear, por eso pasé de leer las siguientes historias que sacó a raiz de este libro.

    ResponderEliminar
  2. El libro es bastante malo... Al principio puede llamar la atención y provocar "un cierto interés" por la temática, que no es la más habitual; pero termina haciéndose realmente pesado, debido a que el personaje es totalmente estúpido y vacío y que las situaciones son repetitivas, aburridas y, normalmente, inverosímiles. O eso o el chaval tiene un imán en el culo. Jajaja... Yo me leí algo menos de la mitad y lo dejé... Estaba muy aburrido ya de leer lo mismo una y otra vez...
    La narrativa es un tanto extraña también. Como muy atropellada : P

    ResponderEliminar