martes, 22 de marzo de 2011

Badajoz, ciudad LGBT friendly

Soy tolerante, yo tengo amigos mariconas y todo.
Badajoz está a punto de ser considerada la primera ciudad LGBT friendly, adelantándonos así a ciudades como Sídney o Córdoba, ya que estas solo son gay friendly, como si las lesbianas, bisexuales y transexuales fueran invisibles.

¿Y qué hace a esta ciudad más tolerante con la comunidad LGBT? Pues primero, nuestro ilustrísimo (y presunto borracho) Sr alcalde don Miguel Ángel Celdran Matute, que lo mismo un día escribe en la web del ayuntamiento lo modernos que somos en Badajoz y al otro dice que no hay maricones, perdón, palomos cojos en Extremadura, que aquí estamos todos muy sanos y que a los raritos los echan. Después, para que no haya malos entendidos, nos enseña un carné de criador de pájaros o sexador de vacas y claro, como a los maricones palomos cojos nos gusta viajar, pues  él nos invita a visitar otras ciudades. Modernidad ante todo.
Gay Pride Badajoz 2035 (foto de archivo)
También hay otros políticos comprometidos con los temas que más nos preocupan a los LGBT, como los del PSOE, que para no alterarnos mucho pues no hablan, o lo hacen con delicadeza, para que la preocupación no nos provoque esas antiestéticas arrugas. O los de IU, que intentan introducir términos LGBT, como "locas", para que nos sintamos cómodos y saquemos nuestro lado femenino/camionero con total naturalidad, la naturalidad que solo se consigue en un espacio LGBT libre de homófobos.
Celdran for President!
Pero todo esto son tonterías de políticos viejos, que hay elecciones y nos han de chupar el culo tanto si nos va el rollo beso negro como si no. Lo que realmente va a hacer a Badajoz la primera ciudad LGBT serán sus ciudadanos y ciudadanas, las pacensas y los pacenses son los protagonistas. ¿Y que hacen éstos para crear un ambiente LGBT agradable? Pues es fácil:

Los barrios mas LGBT friendly de la ciudad, y los mas caros.
- Visitar los miles de bares LGBT de la ciudad, para ver lo divertido que somos los maricones palomos cojos. Los machos, ademas, se ponen contra la pared y ponen cara de mala hostia.
- Si alguien pierde mas pluma que un edredón nórdico, le llaman puto maricón, maricón es un termino que usamos mucho los LGBT, así nos sentimos mas cómodos.
- Siguen votando al PP, que son los únicos que se preocupan por los derechos de tortilleras, maricones, chiques y maricones armarizados que se acuestan con mujeres (LGTB).
- Escriben en algún periódico local insultándonos, para hacernos sentir que no está todo dicho en cuanto a los derechos LGBT y así tengamos excusas para poder ir al día del orgullo gay en la antigua Madrid.
Son puntos básicos para hacernos sentir cómodos, y que la moderna Badajoz sea mas importante que ese otro pueblo llamado Chueca. Así que ya sabes, si eres de esos que han salido espantados de esa otra ciudad/pocilga que era Badajoz, vuelve, ahora somos modernos y respetamos a maricones y locazas palomos cojos.
Por cierto, la caravana de palomos, esa única forma de protesta que ha montado un programa de un canal de televisión, vendrá este sábado 26 de marzo, con temazo incluido. Y en el nuevo Arrabal estarán las palomas cojas Diossa y Malizzia, imagino que para cagarse también en el coche del alcalde, disfrutar del ambiente abierto de Badajoz y celebrar que seremos... ¡la primera ciudad gay LGBT friendly!
Saludos!

miércoles, 16 de marzo de 2011

Youtube Chubs

La verdad es que navegar por internet es un foco de diversión, sobre todo desde que alguien tuvo la feliz idea de inventar youtube para que la gente subiera sus tonterías o las tonterías de los demás para disfrute o más bien para vergüenza de amigos y familiares.

El caso es que para ciertas cosas está muy bien, que con la excusa de querer hacer algo gracioso, cualquier gordito no duda en plantarse delante de un móvil en ropa interior y hacer lo que sea necesario por arrancar la sonrisa de su público.

Aquí nuestro primer candidato a artista del año nos muestra un baile súper sensual en gayumbos blancos de esos sueltitos, que dejan todos los encantos botando y rebotando a cada salto y pirueta.

Empieza moviendo el culito y marcando paquete mientras mueve los brazos intentando ponernos cachondos, pero su cara eternamente sonriente nos indica que no, que el va de divertidísimo y que con él no va la cosa. No disimules anda, que te va el rollo julandrón.



El segundo chico del día sabe bailar, de eso no hay duda. Tiene un buen cuerpo y las lorzas no se le caen. Pero no sé. Viendo el video da la sensación de que realmente él querría no tener ese pelo en el pecho, ni usar esos calzoncillos tan ajustados, ni el pelo tan corto... Él desearía tener una melena negra, cinturita de avispa, llevar un triquini y llamarse Beyoncé. Pues no hijo, no, a aguantarse y a seguir dándote guantazitos en la cara por ser tan osito. ¡Ays!, Dios le da pan a quien no tiene dientes...



Y como no puede ser de otra forma, en youtube lo que más te encuentras son chorradas como la del buenorro del siguiente video que supongo que pensará que está haciendo el mal al dar una vuelta a la estratosférica velocidad de 15 km/h encima de una moto de nieve. Ya, yo tampoco veo la gracia. Pero el video está en HD, el tío solo lleva slips blancos y me pone burro.



Graciosos o no, lo importante es que piensen que hacer un video medio desnudos y colgarlo en la red es divertido. Benditos...

miércoles, 2 de marzo de 2011

Palomos cojos.

Si fuera político me levantaría todos los días con una enorme responsabilidad. Salvaguardar los derechos de una comunidad no es tarea fácil. ¿Pero para eso sería político, no?

Si fuera político sabría que el artículo 14 de la Constitución reconoce a todo español como igual ante la ley y que el 18 garantiza el derecho al honor, incluido el de los palomos cojos, a pesar de que el artículo 20 permita a ciertos alcaldes denigrar a un colectivo pasando por alto que en su punto 4, establece que la libertad que mi alcalde tiene para llamarme palomo cojo se ve limitada por el respeto a mi derecho al honor.

Siendo un gran político jamás hubiese llamado chascarrillos a algo que todos entendemos que era denigrante. En la RAE se recoge como vejaciones. Pero da igual. Achaquémoslo a una mala interpretación de unas risas de fondo y del tono irónico de las palabras en una charla distendida.

Si de mí dependiera, y en mi puesto de privilegio, las rectificaciones no se pedirían. Se exigirían. Como la mujer violada exige que se haga justicia. Como la mujer exige la igualdad de género. Exige. Nunca pide. Se pide el pan en la panadería. Se exige el respeto a un colectivo excluído por la sociedad.

Si el alcalde de mi ciudad entendiese que ser gay es una opción, me plantearía marcharme al extranjero, a una isla desierta donde no temiera que me pusieran electrodos para curarme. No sea que la genética falle por una vez.

Pero si por una vez, si una sola vez tuviera la oportunidad de ser político, dimitiría por la incapacidad de asumir que este mundo nunca dejará de ser una mierda.