viernes, 21 de septiembre de 2012

Esas personitas llamadas heteros

Que los heteros son bastante raritos ya lo sabemos desde el momento en que para copular al menos una vez al mes, tienen que pagarle 15€ a la libertina del barrio, o 5€ a una putilla mellada con síndrome de diógenes que folla a pelo por 2€ más (siempre que no les importe coger la legionela).

Lo curioso es que ellos parecen sentirse muy orgullosos de su forma de ser y no les importa declarar sus pequeños logros en la tasca del pueblo, donde los lugareños, hartos de tirarse a las cabras (cuya leche luego va a nuestros vasos, recordémoslo) ríen y alaban semejantes hazañas.

Pero los hay que quieren traspasar las fronteras que delimitan su patética existencia, y sueñan con alcanzar la fama que los llevará a pasar del culo estriado y las tetas caídas de su mujer, a la firmeza trémula de veinteañeras con la líbido a disposición del primer vejestorio (con tarjeta platino) salido que se les ponga por delante. Sí, el sexo mueve sus vidas. La de los gais también, pero es diferente.

Ésto debió pensar la madre de Juancho. Harta de que su niño se tirara todo el día haciéndose pajas en el baño y viendo que con 30 añitos no tenía novia ni trabajo, lo llevó al gimnasio a ver si sacaba su lado gay y le quitaban las tonterías de un pollazo. Efectivamente, a Juanchito le molaba más el chopped que el bacalao y al poco tiempo se fue a vivir con su novio a Chueca. Abrieron la pareja y crearon un perfil en el bearwww para "hacer amigos". Aquí podéis verlos teniendo su minuto de gloria cuando se presentaron a Mr. Bear en una quedada.



Luego están los heteros que no conformes con su anodina existencia, y sobreestimando los límites de sus  capacidades, optan por llegar al olimpo de la gloria a través de la participación en pruebas que representan un reto a la altura de unos pocos elegidos, como por ejemplo, los concursos de barrigazos.
Es cosa seria, parece fácil tirarse de un trampolín con un bañador hortera pero hay mucha técnica en el proceso. Evitar tragarte la peana, no resbalarte, que no se te parta una uña o disimular el terrible escozor al salir del agua requiere años de aprendizaje.  Lo sé. Son heteros, ¿qué esperáis? ¿Que descubran la fórmula de la coca cola?
Y oye, Punset con todo lo listo que es, yo os digo que no lo hace. Y La Veneno tampoco. A no ser que le pongas  en medio de la piscina  una polla que la rellene como un pavo.



¿A qué conclusión llegamos? Pues a que los heteros no van a salir de la mediocridad y van a seguir haciéndose los cachas con las lorzas cayéndoseles por todos lados o compitiendo por ver a cuál se le queda la panza mas dolorida. Si Miguel Angel hubiera sido hetero, sus esculturas tendrían pollones descomunales y las mujeres en vez de ramos de flores, llevarían una fregona en las manos. Si Federico García Lorca hubiese sido hetero, en vez de "La Barraca" habría creado un prostíbulo. Y si Freddy Mercury no hubiese sido gay, ¿qué homosexual podría tener sobre sus espaldas la leyenda de que le llenaron el estómago de sémen y tuvo que ser hospitalizado? ¿Elton John? Por favor, si no podrá abrir la boca con todo el bótox que lleva.

Por tanto, no seamos tan exigentes con los fornicadores de felpudos. Se conforman con tan poco que cuando les vemos sonreir al intentar pasar su orondo cuerpo a través de un flotador minúsculo, no podemos por más que exclamar: ¡menudo gilipollas, pero qué bueno está el jodío!


En fin, pequeños logros para pequeñas personitas. ¿Qué entrañable, no?

5 comentarios:

  1. A ver, que ya sé que da un poco lo mismo y me da rabía ir de listillo... Pero la Barraca es de Blasco Ibañez, no? ajjaja. bueno, el caso es que te ha quedado divertido, sigue así

    ResponderEliminar
  2. joer, mirando en wikipedia leo que garcía lorca creó un grupo dee teatro que se llamaba así... no he dicho ná.

    ResponderEliminar
  3. No pasa nada hombre, así has puesto la nota cultural e ilustrada al post XD

    ResponderEliminar