jueves, 22 de noviembre de 2012

Gaytorrent: bear suggestions of the week


Una semana más los verdaderos amantes del buen cine estamos de enhorabuena. Nuestra página favorita de promoción cultural nos ha traído dos estrenos mundiales y como no podía ser de otra forma, hemos de hacernos eco de semejante evento.

Dos cintas os traemos esta vez. La primera con un guión impecable y una historia excelentemente producida en el lejano oriente que haría palidecer hasta al mismísimo Kurosawa, y la segunda un docu-reality que relata lo que nadie desea confesar. Y aunque muchos podáis pensar que se fundamentan en el ya algo artificial movimiento vanguardista Dogma 95, no es así. Su estilo es fresco y novedoso y dejan todo el peso de la película en la interpretación de unos grandes actores, que se meten en el papel de una forma intensa y peyorativa.

El primer título que nos hará clavarnos en la silla durante los quince minutos que os va a durar puesta, trata sobre las motivaciones de un grupo variopinto de heteros por descubrir las razones que llevan a un hombre a meterle su cosita por cualquier agujerito de otro hombre de forma voluntaria, sin tener que decirle a su mujer que va a por tabaco y que ahora vuelve, ni tener que patearse las zonas de rollo de su pueblo con el consiguiente problema de llegar a casa con los zapatos llenos de barro o excrementos varios.
Por tanto nos encontramos ante una cinta bastante coral y asintótica, digna del mejor Berlanga. Podéis disfrutarlas en vuestros ordenadores en el siguiente enlace.

Besar a un tío me parece una mariconada, pero tú sigue, a ver si le cojo el gustillo
¿Y dices que no me vas a cobrar? Ser marica es la hostia de raro
¿Si hago ésto me convierto en gay?
La segunda cinta del día viene de la mano de otro aclamado director. Se trata como dijimos al principio de un docu-reality en el que descubriremos que las películas porno japonesas NO SON MUDAS, en contra de lo que mucha gente ha venido pensando. Fliparemos con un sorprendente hallazgo: si subimos el volúmen de los altavoces al máximo no solo no nos romperemos los tímpanos, si no que llegaremos a percibir cuasi inaudilbles ruiditos que si ponemos mucha imaginación llegaremos a identificar como gemidos.
Ha sido presentada en varios festivales y la recomiendan críticos de muchos países. Si te preguntas por qué, pincha aquí.

... 
Gññ...
...

Espero que os hayan gustado las sugerencias de esta semana. Seguiremos trabajando por traeros lo mejor de la filmografía clásica unibearsal para fomentar la cultura y que la gente no pueda decir que a los osos solo nos preocupa el sexo. ¡Qué grande es el cine!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada