viernes, 17 de enero de 2014

Big Dipper me pone guarra.

Dios mío, no he visto tanto dorado hortera desde mi última visita a una tienda de Apple. 
Hola corazones, como llevo tiempo sin escribir nada, he decidido mirar otros blogs para copiar alguna entrada de forma descarada. Lo normal sería copiar a El cajón desastre, pero como últimamente están más sosos que los fotolog desde el nacimiento de tumblr, pues a mocho le he robado un vídeo de esos que me la ponen dura. Big dipper se ha convertido en mi nuevo sueño erótico de la semana.
Seguro que la canción es súperdivertida y muy irónica, pero lo que importa es la carne, y aquí hay para hacerse unas pajillas estas noches de frío invierno. Ya no solo el tal Dipper (and Deeper) es que esté para darle lo suyo y lo de su prima, es que a muchos de los que le acompañan también lo merecen.
Aquí lo vemos en plan sencillo, preparándose para la guadalkibear o para un cocktail con amigos.
Y ésto es todo, ya he dicho que era un post robado, no me voy ahora a regodear en el delito cometido. Solo una última reflexión: ¿veremos algo parecido en el panorama bearmusical español? Lo dudo mucho.
Mmmmmm, no me importaba quitarle con los dientes esa cosa horrible y ochentera que lleva.
Dejando claro que es oso, el suspensorio de rigor no puede faltar.
Lo dicho, los ochenta han destrozado el gusto de este chico. Primero se nos llevan a McNamara y ahora a este semidios. 
Aquí emulando a la que supongo será su diva, Lady KK, con una especie de pantaloncito chuletones.
P.d.: Sí, he vuelto a poner un post de música y no ha salido La Prohibida, no es que me haya dejado de gustar, es que ya parece que la estoy acosando y así no voy a conseguir un pendrive  con su nuevo álbum firmado por ella .
Por la forma de meterle mano a ese etíope, está claro que lo nuestro es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario