jueves, 20 de febrero de 2014

Diario de un osito sin internet

Hoy voy a contar algo muy personal, espero que los pocos que leéis esto no me hagáis vacío: llevo dos meses sin conexión a internet en casa.
Sé lo que estáis pensando y sí, se puede malvivir sin internet. Al principio no era problema, solo iban a ser 15 días y tenía un giga en mi línea móvil y en el trabajo. Pero cuando pasaron los 15 días y empezaron los problemas eso no fue suficiente. Ahora tengo 2 líneas móviles y hago horas extra gratis en el trabajo, aunque no puedo bajarme mucho porno, ya que mi tablet solo tiene 12 gigas de capacidad más 8 de la microSD.
Vamos, que vivo en un drama constante. Siempre me ha tirado mucho eso de ir de Drama Queen, pero lo hacía por diversión y porque soy muy frívolo, pero al parecer que existe justicia poética y ahora no tengo que buscarme dramas, vienen a mí.
Pero ahora voy a contar como estoy (todavía no tengo ADSL y no se la espera) viviendo esta desgracia. Para empezar apenas veo porno nuevo, y me he pajeado más de tres veces con las mismas 50 películas que tengo en el disco duro del ordenador. Podía conectar un disco duro donde tengo más de 300 gigas en divertimento para adultos, pero la mayoría son en calidad SD y vale que esté pasando un bache, pero no puedo rebajarme tanto.
También he descubierto otra forma de ver la televisión, se llama TDT, tiene algo de mejor calidad que algunos canales de Youtube o Atresmedia pero el inconveniente de que  no tiene más de 25 canales y solo puedes ver uno a la vez,  y no se ve ni cam4, ni XPcams y ni de coña se puede ver TwichTV aunque sea 24 horas con Dayz. Tampoco puedes seleccionar los programas, has de estar delante de la televisión a una hora en concreto para verlos. De locos. Esto de los horarios me costó varios días entenderlo, sobre todo cuando intentaba ver algo decente y di por casualidad con El intermedio y al día siguiente sobre la misma hora volvían a ponerlo.
Otros de mis descubrimientos ha sido lo que llaman "dar un paseo" que es como ir de compras en un centro comercial pero sin mover perchas y sin un fin concreto, solo andar por andar. Este descubrimiento me ha ayudado a entender el motivo por el cual siempre veo a tanta gente por la calle: tampoco tienen ADSL.
Y entender que tanta peña no tenga ADSL  me ha hecho ser más humano. Ahora cuando doy un paseo y paso al lado de esas casas prefabricadas de colores donde hay gente pequeña moviéndose por todas partes buscando algo (seguro que buscan dónde enchufar los smartphones) les suelo tirar migas de pan, además de tirarle hojas con noticias que he imprimido en el trabajo para que no se sientan perdidos como yo lo estaba.
¡¡Dios ¿¿¿por qué me has abandonado???!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario