miércoles, 12 de febrero de 2014

Freaks


Ayer murió Shirley Temple. ¿Qué mal, no? Yo para quitarme la congoja fui a mi videoteca a revisar alguna de sus mejores películas. Acabé viendo porno como es natural. ¿Quién en su sano juicio tiene cintas de esta pobre mujer en su casa? Si eres americano,  amish y te llamas "uncle Bill" o "tía May" igual sí.

El caso es que lo raro no es que una señora de 85 años la palme, lo extraño es que una niña que fue un boom en E.E.U.U. en los años 30 y 40 que daba asco de lo repipi que era, sea trending topic en España. Es como si a Marisol le llama la parca y se convierte en tendencia en yankilandia. Va ser que no.


A mí es que estas rarezas que tiene la gente no dejan de sorprenderme. En Europa del Este protestan bañándose en el Danubio en plenas fechas navideñas. Porque ellos lo valen. Y no ponen cara de tener frío, que eso es de mariquiquis. Ni una toallita por encima se ponen estos bichos cuando salen del agua. La verdad es que si un tiarrón como el del taparrabos azul me dijera que me bañara en mi río, el Guadiana (golpecitos de orgullo en el pecho izquierdo) le soltaría un amable "anda tío me voy a bañar con la de mierda que tiene, no estás tú pirao ni na". Aunque luego para perdonarle por semenjante propuesta absurda lo invitaría a unas pastas con té.


Y para raros, los asiáticos claro. Solo tienes que juntar a unos cuantos amigos en una casa, emborracharlos y en un pis pas se desnudan y empiezan a bailar metiéndose el calzoncillo cagado por la rajita del culo. Yo no me explico cómo se venden tantas Wii por esos lares si a esta gente con nada que les des se lo pasan bomba. Eso sí, yo espero que estos efebos jóvenes y deshinibidos estén duchaditos porque la concentración humana en ese cubículo zarrapastroso sin la correcta higiene tiene que provocar un hedor a choto que no veas.



La rareza sin embargo se convierte en virtud cuando se trata de vender algo. En publicidad creía haber visto de todo para que tu ropa quede más blanca que la del vecino, para que si te meas encima no se note o para que conducir sea una experiencia única por un euro más. Pero nunca me había imaginado que un organizador de medios (la wikipedia es que es asín de finolis) se vendiera a través de un gordo cagando pintura. Perdonad lo escatológico del habla pero es que literalmente es eso. A mí particularmente no me disgusta ver a un osazo construyendo arte desde lo más profundo de su ser. Sale en bolas y al final se rasca el culito. Yo lo compro. 


Bueno y para terminar, algo muy raro: una entrevista a un gordo. Ya bueno, no es nada del otro mundo, pero un gordito abierto de patas y marcando paquete pues me pone. Ese rollo tan gafapastero catalán, esos deditos tan morcillones, ese pantalón ceñido, ese plano de la suela de sus zapatos... El cámara debia ser chaser o admirer también porque solo grabas la suela del zapato de un osito si piensas que del cerdo, se aprovecha hasta el rabo. Y menudo rabo. Morbosos y demás fauna salidorra iros al minuto 08:11. 


En fin, que el mundo está lleno de cosas y sucesos que jamás llegaremos a comprender. Chinitos en paños menores, locos bañándose en pleno invierno, pintura anal, entrevistas eróticas... Pan nuestro de cada día. ¿Shirley Temple TT en España? Ésto perdonadme, pero no lo pillo.


4 comentarios:

  1. la forma de pintar esta muy particular,

    ResponderEliminar
  2. El ""tiarrón como el del taparrabos azul"" esta pero bien buenote, que Dios lo siga conservando así....

    ResponderEliminar
  3. Impresionan, divertido, sarcástico y àcido, ... como siempre, admirable, ... del 10.

    ResponderEliminar
  4. Ser, igual el gordito del taparrabos ahora tiene chepa con la cantidad de morralla que lleva en el cuello, pero bueno, esperemos que no :-P Xavier muchas gracias, me guardo el comentario para animarme los días de bajona :-)

    ResponderEliminar