viernes, 7 de marzo de 2014

Destinos gay friendly. Hoy: la exótica Uganda


Reconozco que hasta que no se ha firmado la ley antihomosexuales en Uganda, este país para mí era como del tercer mundo, ya sabéis, esos en lo que el sida campa a sus anchas, la cruz roja reparte arroz y pañales, y en la fiesta del pueblo los watusi pegan saltos al son de las palmas de la tribu espolvoreando toda la mierda del suelo a la peña. Tampoco creo que les importe mucho, si deben lavar los platos con ese mismo polvo como hacen los boy scouts.

Sin embargo después de que el sr. Yoweri Museveni haya estampado su firma (o la huella dactilar) en unos cuantos folios, pienso que Uganda al menos ya no tendrá más virus del amor rondando por ahí, en cuanto al vih marica, porque al que se atreva a mariconear con pollas o felpudos le caerán 14 añitos de cárcel. Y si sigue chupando falos o clítoris pues se le manda al hoyo y asunto resuelto.


Lo de la cárcel no me cuadra. Con la de jabones que se caen y el pollón que los africanos calzan, a ver quién se resiste en las duchas. Y como imagino que en las cárceles de este país tan civilizado no van a repartir muchos preservativos pues quien pille un sidazo que al menos no lo transmita al resto de la población cristiana y humilde que quiere vivir en paz alejado de la amenaza gay.

Además obliga a familiares y amigos a denunciar tan repuganntes prácticas. Ahora encuentro la razón por la que las ópticas en España venden tantas gafas de sol hechas en uganda y alrededores: con ellas puestas, ojos que no ven, corazón que no siente y se evita el mal trago de tener que denunciar al hermano que le salvó de las fauces de un león cuando se estaba tirando a la virgen del poblado porque aquél se haya dado un pico con un maromo de dentadura perlada. Menudo marronazo. Que encima eso es genético y como sospechen de tí luego... ¡Pirata, pirata!


Y como después de catorce años recogiendo jabones en el trullo, y si tienes suerte y sigues vivo, te da por quitarte el gusanillo calzándote a un negrata, como es normal después de tanto tiempo sin catar varón o hembra, pues a pelarla pero dando de comer a los gusanos, que en Uganda eso mola mazo. Como buenos cristianos que son.

La ONU se ha mostrado tajante y contundente a la hora de condenar semejante violación de los derechos humanos y ha manifestado... Redoble de tampones... "Gran Preocupación". ¡Mano dura, coño! ¡Esa es la ONU! ¡Uganda, cágate los pantalones que como sigas así no vas a preocupar de verdad! 68 años tiene la mierda la ONU. Normal que chochee y suelte perogrulladas como que "los homosexuales tienden a evitar las pruebas de VIH y a no utilizar servicios de tratamiento y prevención por temor a la represión". Y ha llegado a esa conclusión ella solita, qué inteligencia bárbara.


Mirad que yo me iba a ir de excursión sexual a Uganda, que me habían dicho que estaba muy bien, pero visto el panorama igual lo pospongo no sea que mi siguiente post lo escriba desde una cárcel autóctona y con una polla de elefante metida por el culo.


2 comentarios:

  1. Muyyyy bueno el comentario, fino analisis, animo y que nos hagas divertirnos por mucho tiempo
    con tus ideas. bloger.maduroenelarmario.com

    ResponderEliminar