lunes, 19 de mayo de 2014

Bearwww para torpes 2


Los lectores habituales (o los que vengan a hacerse pajas, porque como esto es un blog porno...) ya sabrán que hace tiempo impartimos una lección magistral de cómo interpretar el libro de visitas de nuestros perfiles en el bearwww. He aquí un resumen: si te firman con WOOF=¿ves esa cama? ¡Pues ábrete de patas guarra? Y si te firman con ABRAZOS=¿ves la puerta de mi casa?  Pues la vas a cruzar por encima de mi cadáver.
Dicho esto, hoy vamos a analizar el intrincado mundo de los mensajes, su tipología y algunas técnicas para evitar llegar a las manos y que quedéis ante vuestros amigos como vulgares zorritas que se golpean con el bolso y se arañan con las uñas postizas de porcelana cutre.

Comencemos. Estás tan tranquilo en tu casa y de pronto recibes una notificación en el móvil. ¡Tienes un mensaje en el bear! Pongamos que estás desesperado lo abres al momento y te encuentras con lo siguiente: "Hola amigo, me llamo Abdulahayi y he visto tu perfil y me he enamorado porque eres muy guapo y pienso que podríamos llegar a ser buenos follamigos  colegas. Tengo 29 años y trabajo como Specialist Account Manager en una gran empresa iraquí. Me gusta que me rellenen como un pavo ser activo/versátil. Me encantaría viajar a tu país y poder conseguir de una puta vez el permiso de residencia  conocerlo en profundidad. ¡Tú podrías ser mi coartada mi guía jeje" ¡Saludos!"
Bueno, un mensaje así puede resultarte un poco confuso. Lo mejor es precisamente confundir a tu amante indeseado y soltarle lo típico que te sueltan a tí muchas veces: que si las fotos no son actuales, que si estás más gordo/delgado o más viejo/decrépito que en las fotos... Mano de santo.


Otra cosa que se lleva mucho últimamente es borrar mensajes sin contestarlos. Las divas del coño  personas más solicitadas que reciben cienes y cienes de propuestas al día no pueden estar pegadas al perfil para contestarte a TI, vulgar personajillo, que molestas su descanso y solaz. Que tú puedes pensar inocentemente que es que se están currando la respuesta para que le conozcas mejor y el primer coito no resulte tan cortante, pero ves pasar los días, las semanas, y no hay respuesta. Pasa de ti directamente y para evitarse que les des el coñazo pues tu mensaje cae en el olvido y un gatito muere en ese mismo instante.
Ante esta actitud lo mejor es hacer lo mismo cuando se te presente la ocasión. La sensación de dejar al otro tirado como una mierdecilla de vaca es bastante gratificante y te sientes omnipotente, pero se pasa a los cinco minutos porque piensas en la educación que te dieron tus padres y en el gatito muerto.


Recibir un escueto "hola" es una mierda gilipollez mierda. ¿Qué espera la gente que le contestes a un "hola"? Pues otro "hola" y va que chuta. Y da gracias que te escriban en español, porque la versión marinera del "hola" es aún peor: "ola". ¿Qué coño me quieres decir? ¿ola ola caracola? Y aquí no acaba la cosa. ¿Quién no ha recibido un "ols" en su vida? ¡Joder, por lo menos escribe las tres letras bien! Mirad seré sincero, si el tío está muy bueno, pero que muy bueno, chatead y tantead el terreno, pero os digo que cuando  "ols"  es lo más inteligente que tiene alguien para entrarte, no tengáis muchas esperanzas de discutir la teoría Keynesiana con ellos en el futuro.


Y si mandáis un "hola, ¿qué tal?" y os contestan con un melancólico "gracias"...¿Qué nos habrán querido decir? Pues lo que decíamos en el colegio cuando en 8º de E.G.B. el tonto laba de la clase te regalaba una mierda de airgamboy envuelto en dos kilos de periódico al jugar al amigo invisible: gracias por la flor pero me cago en el tiesto. Importante en este punto: no insistir. Un gracias es como decir "quita bicho" o "fuera de aquí leproso que me manchas", e intentar conversar con alguien que te considera poco menos que un gusano, es arrastrarse, y no queremos eso. Si nos contestan con "gracias", ataquemos con un "pues tu te lo pierdes" o "pues no estás tan bueno, feto asqueroso" que queda como muy cabroncete y te da la opción de irte con la cabeza bien alta.


Y por último, los afortunados que reciben mensajes coherentes con la sana intención de mantener una charla y que encima parecen simpáticos. Habéis encontrado un oasis en el desierto, un vergel, el paraíso, el santo grial, una réplica en látex de Marianico el Corto. Con éstos queda prohibido cargarla, por lo menos hasta que le metáis la cebolleta por donde amargan los pepinos.


Esperamos haber otorgado algo de luz al oscuro mundo de los chats gais. No no, nada de gracias, de verdad. Ah, que no habéis dicho nada. Bueno, ¿pues sabéis que os digo? Que vosotros os lo perdéis. O no.

2 comentarios:

  1. Un tio con una escopeta en pose guarra, no sé que pensar. Ah si, el texto que te has currado , supongo que estaba guay... y eso. Gracias.

    ResponderEliminar