miércoles, 28 de mayo de 2014

Los palomos 2014: la crónica social

Qué bien, estaba en una fiesta de osos superguay y no pude ir a tu pueblucho para eso de los palomos, gracias por tu crónica personal popchubby, por cierto mi número de móvil es 555 43...
Después de una semana, creo que es el momento para recordar el macrobotellón por excelencia en Badajoz, hasta que llegue el de San Juan claro. Empecemos con un resumen: alcohol, drogas y Carlos Jean salvando el día.
Badajoz, capital gay friendly, salió tarde al botellón de los palomos, ya que era el final de la liga o algo relacionado con gente en pantalones cortos, así que en lugar de ver humanos desde las 6 de la tarde, hasta las 8:30 no se empezó a llenar. La organización fue un completo desastre y me aventuro a pensar que en parte fue a propósito, ya que no era normal hacer tantas cosas con tantos problemas, sobre todo cuando es el 4º año que se constituye.
Alcohol, drogas y gente hacinada, eso suena a fiesta bear.
Este año se hicieron 2 escenarios, una muy mala idea. Uno de ellos en un recinto con capacidad para 8.000 alcohólicos y el otro escenario de casi el doble de aforo. En el escenario pequeño estaban 2 de los platos "fuertes" de la noche, Mario Vaquerizo con el Singstar bajo el brazo y la gran olvidada de la jornada. Eso hizo que todo el mundo quisiera estar ahí, y se crearon tapones por varias calles, con gente aglomerada como en un campo de concentración durante horas, según algunos asistentes. No dejaban pasar ya que el escenario pequeño estaba lleno. Como esto es un pueblo grande y nos conocemos todos, pronto me enteré de que no estaba tan petado como se decía, y al poco empezaron a dejar pasar a las masas y la cantidad que pasaba era enorme. En un principio pasé de subir, pero al ver que cada vez quedaba menos plebe esperando, lo hice y en menos de 10 minutos estaba muy cerca del escenario, y no me acerqué más ya que había visto al amor de mi vida.
Así de húmedo me puse al ver a mi futuro marido
Aquí hago un alto para hablar de Jorge, el amor de mi vida. Un chico de metro ochenta más o menos, calvito y con barba rubia, gordito y muy peludo. Nos rozamos durante horas y la chispa del amor dio sus frutos. Por desgracia una ZORRA lo arrebató de mis brazos. Alberto, amor mio, que sepas que voy a recordar durante todo el mes esa fricción tan sensual que tuvimos, si algún día me compro un niño le pienso poner tu nombre, que lo tengo grabado a fuego, Manuel.
Este se parecía a Esteban, pero Jesús tenía los brazos más grandes y era más peludo... Me estoy empalmando pensado en él :D
Después de estar empalmado un buen rato por el amor de mi vida, contaré qué pasó en el escenario pequeño. La música era bastante sosa, menos mal que solo era para acompañar las bebidas, y después representantes de la Fundación Triángulo leyeron un manifiesto que parecía simplemente para dar sentido a la fiesta. Salieron muy emocionados pero empezaron pronto a perder fuelle, puede que porque la gente pasaba mucho del tema.
Al terminar este manifiesto pusieron el Singstar Mamarrachas de la nueva era. Esto fue gracioso, la gente muy entregada al ver al personaje televisivo y poco a poco se fue apagando y aburriendo, empezaba la estampida. Pero la peor parte se la llevó el otro personaje televisivo de la noche, Edurne de OT, que, según un familiar me comentó "tiene que estar cantando para ella sola, la gente se iba corriendo". Este desplante ha seguido en los medios de comunicación, que solo han hablado de Mario Vaquerizo y Carlos Jean.
NOOOOOOO!!!!!! OTRA DE OT NOOO!!!!!! Y ENCIMA NOS HEMOS QUEDADO SIN HIELO!!!!!!
Y el final de la noche fue para Carlos, claro ganador de la velada, que hizo a la gente vibrar durante toda su sesión. Pero es solo lo normal cuando se sabe lo que se hace, no como el resto. Ahora toca hablar del segundo escenario (que es donde actuó Carlos Jean) vallado de una forma sin sentido y dejando 2 zonas de entrada y salida, una al lado del escenario, que creaba un cuello de botella horrible, y el otro al final del paseo donde se montó el tinglado, que no estaba cerca, y que daba a una calle paralela, vamos, un coñazo enorme, creado simplemente para que la gente se agolpara en la otra zona de entrada y salida y se acordaran de toda la familia de los que han ideado ese sistema.
Al día siguiente solo ha sido noticia que la fiesta es un botellón (como si las anteriores ediciones de la mano de la Fundación Triángulo no lo fueran), que actuaron las Nancy rubias y Carlos Jean y que vino Boris Izaguirre. El juego de cifras está entre los 22.000 asistente y los 18.000, pero yo creo que no llegaban a los 11.000, se notaba menos gente, y el ambiente por la calle no era el mismo que el año pasado.
A mí me dan igual las cifras, yo sigo soñando con Carlos Jean.
La fundación Triángulo de Extremadura se ha sentido ofendida porque un dirigente local del PSOE ha dicho que esto solo ha sido un botellón, y ha dicho que uno de los escenarios era más para gente joven y otro para la gente más comprometida, algo que me parece que está muy lejos de la realidad, pero claramente deben contar estos cuentos para que los más de 95.000 € gastados tengan sentido, de ahí estas declaraciones o los actos que han ido haciendo de forma simbólica durante esa semana de los palomos.
Chico comprometido escuchando muy atentamente el manifiesto de los palomos, o puede que se haya quedado dormido con esa cara de bobo, nunca lo sabremos.
Personalmente creo que es el tercer año que pierden una oportunidad de oro para hacer algo diferente y algo más abierto al tema LGTB, desde los carteles hasta los lemas, que en los tres años de la mano de la  FT han sido desde inexistente hasta ambiguos, algo que no creo que sea lo mejor, sobre todo cuando se aplaude que alguien famoso salga del armario. No se puede elogiar esto mientras se organicen fiestas cuyo único fin sea intentar desligarse del botellón. Y menos aún cuando te patrocina una bebida alcohólica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario