viernes, 8 de mayo de 2015

Deportes extremos. Hoy: Ir al cine.

Mira cari, podemos ir al club para jugar a la ruleta rusa o ir al cine. A mí lo de la ruleta rusa la semana pasada no me gustó nada, todavía tengo pedacitos de cráneo de Jorge en las zapatillas.
Desde que he dejado de fumar crack y no hablo de esa aplicación bear que se actualiza varias veces por semana, ya que los programadores son unos mantas y no tienen ni puta idea de lo que hacen (y encima mienten para explicar su ignorancia), necesito emociones fuertes que me hagan sentir vivo. Así que me he puesto a hacer deportes extremos tales como ir de compras un sábado a un centro comercial en rebajas, consumir productos con la fecha de caducidad en el límite, ir al Griffin'n (Madrid) o poner una reclamación a mi operadora de ADSL.
Teleoperador atendiendo mi reclamación.
Pero el que más me pone a prueba es ir al cine a ver el blockbuster del momento el día del espectador, es decir, con precio reducido. ATENCIÓN, NO INTENTES ESTO EN CASA SI NO ES BAJO LA SUPERVISIÓN DE UN EXPERTO. Pues dicho el aviso, continúo, pero lo hago con mi última experiencia extrema en el cine. En mi caso fui a ver un film acerca de un montón de gente disfrazada que iba dando botes por la pantalla y lanzando cosas para que los que la vieran en 3D no tengan la sensación de estar haciendo los gilipollas al pagar más por unas gafas sin desinfectar.
Fin de la historia de amor de relleno. En 3D queda espectacular.
Al sentarme veo que no hay espacio para mi enorme y musculado cuerpo, trabajado durante largas sesiones de gimnasio, totalmente brillante por la capa de aceite corporal que uso para que mis musculazos luzcan mejor y las nenas se corran de gusto. Bueno, en realidad soy gordo, pero Bewater me obliga a escribir un mínimo de palabras y tenía que rellenar. Pues eso que me siento, y apenas hay espacio, y encima el de al lado se llevó un envase de 5L de la mierda que bebía (agua). Pero no contento con el bidón, también se puso súper cómodo con su asquerosa zapatilla casi rozando mi pierna.
Dramatización: el pavo el al lado como en su casa, sólo le faltó fumarse un puro. Aunque si llega a ser como ese, le como la polla y paso de la película.
Me pasé parte de las volteretas y la historia de amor forzada deseando que me rozara para reventarle la cara con la cisterna de agua que traía. Por suerte para él eso no llegó a pasar nunca. Pero el chico no se estaba divirtiendo con las escenas sin sentido de la pantalla del cine y se puso a hablar con su puta madre por teléfono (literal, dicho por él mismo, lo de la madre, no lo de que fuera puta, que eso es una licencia mía). Después de mirarle con cara de odio infinito dejó el móvil tranquilo.
En un momento pensaba que sacaría un espejo para hacerse una foto sexy...
En ese momento ya estaba calentito y necesitaba sangre. Por suerte me hallaba en el cine y no sería complicado que alguien me tocara los huevos. Y el milagro se hizo al escuchar en mitad del silencio de la escena random romántica o de derrota, a alguien comer pipas. Pero no pipas peladas, no por dior, eso sería muy civilizado. Pipas con cáscara. Y haciendo bien de ruido dos filas por detrás. Por suerte al decirle que si podía hacer el favor de hacer menos chasquiditos o dejar de comer pipas lo hizo. Una persona medio civilizada, todavía hay esperanza en este mundo.
Gente normal en el cine.
Y eso parecía ser todo hasta que llegó un ataque de gases tóxicos. En un principio lo noté de forma leve, y pensé que era una nueva forma de interacción con las imágenes en pantalla, olor a queso rancio que tenía que haber dentro del traje de uno de rojo con nombre MANnosequé o nosequéMAN (qué originalidad, por favor). Pero la pestilencia se hacía más fuerte incluso cuando no salía en pantalla. Para mi desgracia el pestazo venía de otro incívico que tenía detrás. Entre la risa de loco y los vapores de la muerte perdí el sentido y me desmayé en el sillón de la sala, hasta que escuché a mi novio vomitar al no poder soportar semejante hedor.
Cari, mira qué mierda he encontrado en el estercolero, me las voy a poner para ir al cine a ver si consigo que alguien vomite jijijijijiji.
Y eso es todo. Bueno no, que alguien en mitad de la proyección se quería hacer una foto y nada mejor que usar flash, con todo a oscuras. Subnormales que piensan que están en su casa, gente que come pipas de forma ruidosa, mofetas asesinas y payasos que no pueden dejar de hacer fotos a sus asquerosas caras... Si esto es no un deporte extremo, ya me diréis qué es.
¿Ese que echa espuma por la boca es Popchubby? Voy a sacarle una foto pal feisbú.
Saludos.

12 comentarios:

  1. Este chico de Badajoz es inteligente y sabe escribir, además de hacerlo con gracia. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero a mi me falta saber si es guapo. De todas forma no lo repitas mucho no vaya a creérselo. ;)

      Eliminar
    2. Este post lo he escrito yo y no Bewater :P escribir... con problemas, si no fuera por él esto sería casi imposible de leer sin arrancarse los ojos.
      Henchido puedo asegurarte que soy guapo, por lo menos eso lo que yo creo :P aunque si me comparas con la idea de belleza clásica es muy posible que salga perdiendo. Por mucho que me lo repitas, no me lo puedo tener más creído, el post sobre las divas del coño en realidad va sobre mi :P

      Eliminar
    3. Se me ocurre que hay que inventar las SMD (social media divas) para esos omnipresentes del tumblr que llenan páginas de fotos suyas y están muy vistos. Lo que no sé es dónde poner la palabra "coño"

      Eliminar
    4. Pues lo que les faltaba para creerse más importantes de lo que ya piensan. SMDDC puede ser el nombre :P

      Eliminar
  2. Seguro que fuiste a ver a los Avengers. Normal, el cine petado y tú sin poder cambiar de asiento. Eso te pasa por ir a ver taquillazos para adolescentes que se llenan de cuarentones y cuyos espectadores, a tenor por la simpleza del los guiones, deben ser las cosas lelas del mundo.
    PD: Hoy me he ganado enemistades XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te voy a tener que dar la razón, pero vamos, a estas cosas vas para ver peleas espectaculares, mucho brilli brlli y mucha musculocas, es decir, como si fuera una quedada. Pero ni habían tíos interesantes, ni las peleas eras para fliparlo en colores y apenas había algo de brilli. Del guión mejor no decir nada, sobre todo porque no existía. Era todo tan tonto que dudo que alguien haya escrito un guión, seguro que se lo inventaban sobre la marcha.
      No te preocupes por las enemistades, aquí no creo que entre mucha gente con poco sentido del humor, y si lo hacen, no vuelven XD

      Eliminar
  3. Cuando te leo no se si reir o tocarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes hacer las dos cosas, pero cuidado con el final del tocamiento, no sea que empapes todas las paredes :P

      Eliminar
    2. El gotelé siempre está de moda en mi casa.

      Eliminar
  4. No sabes como te entiendo, yo también fuí a ver la película de locas travestidas tirándose de los pelos y dando saltitos. No entiendo la incapacidad de la gente de aislarse durante dos horas, dos horas y medias, continuas miradas al móvil, mandando whatsapps, algunos hasta llamando, otros que se ponen a hablar de sus cosas durante la película, en serio, tan dificil es ir a ver una película y quedarte quieto y calladito, joder para la atención que prestan lo mismo les da bajarse un screening guarro y verlo en su casa, por no hablar de lo de los olores, no entiendo esa tendencia ahora de quitarse los zapatos en el cine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quitarse los zapatos??? la gente está perdiendo la cabeza, pero eso explicaría que empezara a apestar con más intensidad al final de la película.
      Al final vamos a ser los que disfrutamos con el cine los que nos tengamos que bajar las películas en calidad de mierda para poder verlas, eso o acabar perdiendo los nervios y tirarle una fila de butacas al tonto de turno.

      Eliminar