viernes, 9 de octubre de 2015

Si el éxito anhelas, no vistas de franela

Yo paso de qu€dada$, he invitado a unos amigos a una barbacoa y después follaremos como animales.
Una de las características del mundo bear, es que los osos no se preocupan por su aspecto y no son unos esclavos de la moda. Por suerte ese mundo bear está más que muerto y enterrado y nos hemos vuelto unas fashion victims de cuidado, llegando a estar más obsesionados por cómo nos ven los demás, que el rollo gay normal, además de ser más excluyentes, pero eso es otro tema. Hoy toca hablar de cómo debemos vestir si nos queremos comer algo en la "quedada bear" que organiza un bar que no es de osos en Sevilla, y la contraoferta que organiza el único bar de osos de la ciudad. Creo que otro día comentaré la decadencia del mundo bear sevillano, que ha pasado de tener 3 bares específicos para el oserío, a sólo uno, El bohemia. La Cueva del Oso cerró sus puertas hace un año y el tercero ahora parece un club de fans de Madonna.
Osos de la temporada pasada. Vaya pintas, no se van a comer nada en esta quedada.
Empezamos con un clásico, las camisas de cuadros. Antes eras muy autentico si llevabas una de franela en plan rollo leñador hasta en pleno agosto y con cara de oler a mierda contínuamente, pero las grandes marcas no hacen ese modelo y ya solo se pueden comprar en tiendas vetadas por el lobby bear como C&A, que ha quedado para uso exclusivo de los apestados de este mundillo: los gordos y los sin barba. Cuanto más colores tengas en la camisa, más osito fashion serás, y si encima los combinas con pantalones cortos de cuadros, el efecto se multiplica. Eso sí, la cara de mierda ha de mantenerse impertérrita.
Bloguero bear de tendencias presentando lo más chic para esta temporada: pashminas azules.
Lucirse significa movimiento, así que nada mejor que hacerlo encima de unas zapas New Balance. No sé de dónde viene esta moda, y tampoco me interesa, pero ha llegado para quedarse hasta que una nueva la deje en el baúl del olvido con los discos de Fangoria. Hace años era trendy hacerse fotos de los pies, pero hoy es hacérselas con estas zapatillas. Imagino que deben ser supercómodas, pero lo importante es el logo y que no las compres rebajadas, aunque sea con un mísero 5%.
Ni con un palo tocaba a ese tío. Usa unas zapas con un estilo parecido pero no son autenticas NB. Loser.
Con el tema de los teléfonos sigue dominando iPhone, pero ha perdido algo de terreno en favor de otras opciones más libres e interesantes. Por suerte desde Apple han tragado mierda y han sacado nuevos terminales con pantallas más grandes de las 4 pulgadas, y ahora el logo de la marca se puede ver perfectamente al tener el móvil en la mano. La marca está perfectamente ubicada para que se note al hacerte un selfie, aunque sea más sencillo pedirle a alguien que te haga una foto con la cámara buena. Una de las mayores contradicciones con este terminal de lujo es que muchos usan aplicaciones como U4algo, donde el diseño y la funcionalidad brillan por su ausencia.
Con este barrigón no puedo usar la cámara frontal del hayfon. Me compraré un Nexus 6P.
Y para el final he dejado lo único que importa; la barba. Da igual que no tengas pelo o que no lleves ropa de marca, que estés buenorro que te cagas o seas un puto feto, si no llevas barba no eres nadie. Y por barba no hablo de una buena mata de pelo bien cuidada en la cara, cualquier cosa que sea pelo en la cara es válida, incluso si te pones una postiza, pero ha de ser con pelo natural. Esta obsesión por la barba empieza a parecerme enfermiza. Que vale, que hay tíos a los que una barba le salvan la cara y los hace interesantes, pero que deba ser casi obligatoria es una tontería y algunos deberían mirarse al espejo, ya que además de hacerles parecer viejos (imagino que empezaron a dejársela con ventipocos años para parecer mayores) les sienta como una patada en los testículos. La barba no hace al oso, bueno, ahora sí, ya que el postureo es lo único que importa.
Este tío sin barba es mierda, con ella follaría con él a todas horas.
Hasta su perro repudia a esta cosa fea sin barba, espero no perder lectores por esta foto.
Con estos sencillos consejos, te aseguras el éxito dentro de este mundo tan falso de osos de marca obsesionados por el culto al cuerpo y que miran por encima del hombro a cualquiera que no sea de su gueto de diseño, aunque luego, y sin amigos que le critiquen, te tiren la caña en las rebajas pensando que te hacen un favor.
¡Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario