jueves, 12 de noviembre de 2015

Desde que amanece, el porno hetero aborreces


Cuando no existía internet en condiciones, con su adsl a toda velocidad y sus miles de páginas de porno duro y marica, los pajeros nos teníamos que alegrar la vista gastándonos los cuartos en suscripciones a Vía Digital, y en poder pillar de vez en cuando alguna película de Ron Jeremy tirándose con su medio kilo de falo a cualquier pelandrusca de barrio. Ellas lo disfrutaban, y nosotros también, sobre todo cuando el bueno de Ron no llevaba esa melena asquerosa y grasienta que tanto le gustaba lucir.
No soy Ron, pero tengo la pelambrera en otro sitio que también da mucho asco.
Pero en estas que apareció la fibra y nos salvó a todos los salidos del planeta, proporcionándonos incontables maneras de encallarnos las manos. Por ello, quiero hacer un homenaje a todas aquellas películas heteronas que salvaban nuestras frías noches de invierno, llevando nuestras fantasías por insondables caminos de placer.

Ejemplo de insondable camino de placer.
Así, en "Older fat man fucks younger fat woman", que es un título bastante sencillito para que los heteros puedan entender de qué va la trama de la peli, un vejestorio se quita a dos efebos de en medio mientras se encontraban dándole placer a una concubina en su lecho. Ésta que solo quiere pasarlo bien, cambia tan pancha a los dos maromos por un viejo que se empieza a masturbar con sus botas de mercadillo, y después de comerle la cosa (recordemos que tan solo minutos antes, esa misma cosa estaba siendo restregada por otro pavo) y hacer unas cuantas posturitas bastante grotescas, se corre en sus tetitas, pero como sabemos, en este rollo lo que importa es la tía y no acabamos de ver cómo se desliza todo ese semen por los turgentes pechos de la señorita. Cést la vie.


En otro clásico como "Nervous Indian sucks fat old mans cock", el mismo empotrador maduro de antes se calza a una joven angoleña que para pagarse el certificado de trabajo, le come el rabo al susodicho en una cabaña de Matalascañas. Eso sí, ella va vestida como para una entrevista de trabajo, que será muy guarra pero a dignidad no le gana nadie. El chico viejo tiene querencia por las cosas raras, así que no se le ocurre otra cosa que hacer que la pobre inmigrante le haga una felatio entre los escalones de una escalera. Ella solo piensa en mandar el dinero a sus hermanitos africanos, así que hace de tripas, corazón. Al final el maduro se le corre en la cara pero la pobre tiene una cara de asco que hasta al hetero más desesperado se le bajaría.


Por último vamos a recordar un clásico de nuestro adorado Ron Jeremy dándole biberón y lo que no es biberón, a una de sus amiguitas. En "Delightful brunette in body stocking fucks lucky man" Ron le mete el garrote hasta la tráquea y ella tan contenta, porque ha estrenado bisutería y lencería cutre comprada en su última visita al Primark de Gran Vía (la pobre es una gañana de Torrelodones de Abajo). La chica bota con una alegría que si la vieran los padres hasta la aplaudían, y Ron es un martillo pilón que provoca la envidia y la ira de todos los heteros que soñaron siempre con tener su vigor, maestría y dotes para las artes amatorias. Cuando se corre, la muchacha casi se ahoga, pero sonríe risueña porque el maestro la ha desvirgado, haciendo quedar a su novio como un patán.


Queridos compañeros, qué tiempos en los que dependíamos de los heteros para verbalizar nuestros sentimientos. Ahora cualquier mindundi tiene un blog y te planta unas pelis guarras para captar la audiencia que su verbo lúcido no puede arrastrar. ¡Mundo cruel, con lo felices que éramos cuando el porno era cutre y Canal + codificado!

A este le codificaba yo otra cosa...

viernes, 6 de noviembre de 2015

Mira bien lo que te digo: ¡Xbox Fan Fest es divino!

Mmmm una nueva quedada, me iré haciendo fotos para los perfiles.
El día 31 de octubre estuvimos en Madrid para disfrutar de la Fan Fest Xbox, que desde ahora llamaremos Bear Fan Fest Xbox Grrr o BFFXG para resumir un poco, así que voy a contar de forma sucinta lo que vivimos como auténticos fanboys de la Xbox que somos. Recuerdo a los que este tema se las trae al pairo, que hay más fotos de tíos interesantes abajo y que hay muchos packs de la Xbox One muy baratitos.
¡Toma ya! publicidad totalmente gratuita, señores de Microsoft, un mando élite o un código para el Gears of War: Ultimate edition no estaría nada mal por la publicidad.
De entrada he de decir que por poco no vamos a la BFFXG, ya que casi perdemos la vida en el metro de Madrid. Bewater comentó brevemente un incidente que tuvo un ídolo de adolescentes (no pongo el nombre para no volver a tener problemas), y un par de sus seguidoras más acérrimas casi nos dan una paliza. Por suerte las despistamos al meternos en un vagón y salir desde otro antes de que comenzara la matanza. Desde entonces creo en dios. Y yo que pensaba que debía tener miedo de la mafia sevillana y madrileña, y resulta que son mucho más peligrosas las quinceañeras beliebers.
¡JUSTIN ESTABA RESFRIADO JADEPUTAAAAA!!!!!
La BFFXG se hacía en las oficinas de Microsoft y, aunque teníamos cita a la 19:30, nos pusimos a hacer cola desde las 6 de la mañana para que se notara que eramos unos auténticos fanes. Una vez dentro nos dieron una súpermolona bolsa con el logo de Xbox One, unos folletos con descuentos que no usaremos, un mes a EA Access, y una bebida satánica de color verde con tal cantidad de azúcar que con una botella ya estábamos con el subidón. Y con ese subidón de azúcar nos pusimos a jugar a un montón de juegos exclusivos para la Xbox One (el resto nos importaban mierda):
Así acabé la noche gracias a la mierda verde azucarada.
Al primero que le pusimos la mano encima fue al maravilloso Cuphead, que es un shoot 'em up de los de toda la vida, que me recordó a Three Wonders o a Gunstar Heroes. Lo que lo hace más especial es su estilo retro, pero no estilo 8 bits que tanto se está quemando, si no animación de los años 50. Es puro amor y ya tengo ganas de coger la versión final, ya que sólo pudimos jugar contra algunos jefes finales, los cuales son mega chungos. Punto negativo: Controlamos a unos personajes con una taza como cabeza, en lugar de a un rudo osito musculado exudando masculinidad cada vez que anda, pero no todo tienen que ser osazos buenorros.
Cuphead es puro amor, tanto que yo me estoy tocando viendo los gameplays en twitch.tv.
Después de repostar más azúcar, probamos el Forza 6, juego que no nos llamaba la atención pero que técnicamente resultaba impresionante. Además la experiencia fue usando asientos y volantes, con lo que nos imaginábamos como unos ositos con pasta dando vueltas con un cochazo de lujo. Se nos hizo el chichi agua pensando en las fotos que íbamos a subir a instagram para envídia de todos. Pero la realidad nos bajó de nuestra nube de azúcar y no llegamos a terminar las 2 vueltas de rigor, yo creo que no llegué a salir de la línea de meta. Nos tapamos la cabeza con la bolsa y nos fuimos de esa sala con el orgullo herido.
Y después de ver a este osito mono, vamos a poner unos vídeos de dos mantas jugando al Forza 6, son más patéticos que la PSVita.
Para limpiar nuestra imagen nos metimos en una sala donde se jugaba al Gears Of War: Ultimate edition, en la que había cada osito que casi nos hizo perder el sentido (aunque puede que fuera una subida de azúcar). Le dije a mi novio que me enviara mensajes por Growlr para que el sonido que hace al recibir uno, atrayera a los tíos buenos y los interesados supieran que podían tener tema con nosotros, en caso de que mi plumón no fuera suficiente señal. Sobre el juego poco que contar. Sigue siendo el mismo GOW pero con mejoras gráficas y mayor fluidez. Cuando me tocó jugar, volví a hacer el ridículo con apenas 3 muertes en las 2 rondas de juego, lo bueno es que apenas me mataron. Por suerte nos regalaron unos protectores para las setas del mando con una garrita de oso el logo del Gears.
Además de las mejoras gráficas, se incluye un nuevo personaje: Tom Pollon. Es mi favorito.
El último juego que probamos fue Rise of The Tomb Raider, un juego muy esperado ya que lo flipamos bastante con la anterior entrega. Resultó bastante espectacular y la jovencita Lara sigue con sus gemidos eróticos que hizo al público heterosexual salir con la tienda de campaña montada. A la copia del Tomb Raider (Uncharted) también le hace falta un reinicio de la serie, que empieza a oler mal, como los anteriores títulos del juego exceptuando la primera y segunda parte. Volviendo a Lara, lo malo vuelve a ser que no manejamos machotes en actitud homoerótica, si no a una niñata pija traumatizada porque su padre no le compró un pony.
Lara mola mazo y la entiendo, mi padre no me compró un pony de niño y ahora uso un teclado tan cutre por el trauma.
La fan fest llegaba a su fin, y antes de darnos la patada y echarnos a la fría calle sin una Xbox One Halo Edition o un mando élite de regalo, nos mostraron imágenes in-game de otro de los futuros pelotazos de la Xbox One, el Quantum Break. Yo ya estaba muy hypeado con lo visto hasta ahora, pero lo que nos enseñaron en esa sala terminó de enamorarme. Está claro que este juego o es una obra maestra o una completa mierda, no creo que pueda ser un juego normalito. Estaba tan flipado con el vídeo, que no me percaté de que uno de los gorditos buenorros me había dejado su gamertag apuntado en un trozo de papel con el sugerente mensaje de "Te espero en el multi de Halo".
Dramatización: Todos emocionados con el Quantum Break.
Y eso es todo, al final acabamos con la bolsa del principio, los protectores de los sticks y unas camisetas de Halo 5 (al cual también jugamos pero me dejó bastante frío) y un problema de azúcar que hoy en día sigo sufriendo. El año que viene espero poder estar nuevamente, esta vez iré preparado para ser un jugador pro en los shooters del momento, aunque pasaré de los juegos de conducción que siempre me dejan mal.
Me has convencido Popchubby, voy a cambiar mi 360 por una maravillosa Xbox One (por cierto, ¿no soy el de antes? cúrratelo un poco en tumblr...)