viernes, 19 de febrero de 2016

Gaymer time: Sunset Overdrive, only in Xbox One

Mmmmm juegos y ositos, me voy a trabajar los pezones a ver si alguien me regala una consola de verdad y no la mierda de Sony.
Hoy voy a hablar de uno de los mejores exclusivos de la mejor consola de todos los tiempos (por detrás de Dreamcast, GameBoy Advance, Xbox 360, Megadrive, Game Gear, SuperNintendo, Nintendo Entertaiment System y Xbox). Estoy hablando de la Xbox One, algo que ya dice el título, pero por si acaso alguien no lo ha pillado, y el juego en cuestión es el Sunset Overdrive. Los creadores de tan maravilloso juego han sido los chicos de Insomniac que, hasta ahora, sólo habían hecho cosas mediocres o normalitas como Spyro, Ratchet & Clanck o Resistance, que si bien no son malos juegos, tampoco son para tirar cohetes.
Primer boceto de la portada del juego. Tras la rebaja de calidad quedó algo diferente.
Yo la verdad es que no me compré el juego hasta que estuvo bien baratito, ya que no me llamaban mucho la atención ni los creadores, ni los gameplays que había visto por Twich.tv. Pero una oferta es una oferta, y mucho más golosa cuando se trata de un exclusivo. Pero vamos, que lo dejé olvidado en el disco duro externo (la Xbox One permite ponerle un disco duro externo, así no hay que cambiar nada y se suma y aprovecha todo el espacio, no como la barbacoa interactiva) hasta que un día me puse a jugarlo y estuve enganchado hasta terminarlo.
Estamos preparando una fogata y se nos han terminado las cerillas, voy a poner este periódico un segundo encima de la PS4 para que prenda fuego. Y voy medio en bolas por el calor que desprende la condenada, estando  a -22ª.
¿Y de qué va la historia? Pues controlas a una musculoca ciclada (o a un etíope, el creador de personajes permite también jugar como bollo) y pobre, que no tiene quién le cubra la noche en la que se celebra el orgullo LGBTWFYDSCGEWCHJUTD en Sunset City y tiene que pringar en el trabajo, después de estar todo el año machacándose en el gym y comprando aceite corporal del caro y condones a porrillo. Pero tuvo suerte, ya que un cutre bareto de osos adquirió una bebida energética con el nombre de una nueva quedada (OverCharge, es raro que no fuera woof algo bear) y esta bebida estaba en mal estado, así que la regalaron a los asistentes a la fiesta y se lió parda. Vamos, que todo el que tomaba la bebida se convertía en un mutante naranja enganchado al OverCharge y con mala leche.
Típico anuncio de ositos de principios de los noventa. Ahora sería con una musculoca aceitosa.
Tu misión es ir dando botes por el mapa buscando chulazos con los que follar y dinero para comprar nuevos trapitos para lucir brazacos y culito. Además tienes que matar a los tíos naranjas, ya que suelen atacar a tus posibles follamigos. Pero no todo es bonito y maravilloso, también hay un grupo de HazmeReir a los que los maricones les caen muy mal e intentarán matarte. Además hay misiones para intentar salir de la ciudad, pero eso es lo menos interesante, ya que sólo importa ponerte mono y grindear.
¿Grindear? Paso de Grindr, que solo hay delgaditos buscando delgaditos y me hacen sentir invisible con este cuerpazo que me he trabajado a base de anabolizantes.
Si, grindear es básico en este juego, te dan puntos por grindear y te tienes que mover casi exclusivamente grindeando por la ciudad. Pero que nadie se emocione, que eso de grindear no es abrir Grindr y firmar a todo lo que tenga buena pinta (que en Grindr suele ser escaso), si no ir como patinando por encima objetos como el cableado de la ciudad (más que Sunset City parece Tokio) los tejados, las barandillas, etc., a parte de ir rebotando por los coches y alcanzar zonas muy altas para ver lo bonica que es la urbe sin tanto gilipollas con reguetón a todo volumen en el coche.
La ciudad supertranquila sin tanto payaso molestando. Me encanta la publicidad.
En el apartado visual nos encontramos con un juego a 900p y 30fps, y sí, la Xbox One funciona a más de 720p, solo que hay mucho programador manta que no sabe qué tiene entre manos. Y luce fenomenal, todo muy estable y brillante, es una gozada hacer una horda de yonkis del OverCharge con 5 personas más y ver explosiones por todas partes sin que vaya a tirones. La parte artística es increíble, con una ciudad muy detallada, llena de coleccionables que te harán recorrer todos los rincones de la misma sin que te aburras o te parezca repetitivo. El conjunto del apartado visual y el tema de grindear, hace que la comparación con Jet Set Radio sea inevitable, aunque este no usa el cel shading, pero la influencia es más que evidente.
Adoro el cel sahding, es como un filtro de instagram pero más exclusivo. Postureo a tope con el cel este
Y eso es todo, la verdad es que es un juego un poco difícil de ver. Podría poner muchos vídeos, muchas fotos y decir que es de lo mejorcito del actual catálogo de la Xbox One, pero hasta que no juegas, no te das realmente cuenta de lo bueno y divertido que puede ser, con muchas referencias frikis (incluyendo una clara a Grindr, y no es coña) que hace que tengas que estar atento para no perderte nada.
Mención especial a las resurrecciones, que son tan originales como el resto del juego, hasta el punto de que será normal que te dejes matar únicamente para ver todas las animaciones. Como buen juego exclusivo y nueva franquicia, el juego se ha vendido realmente mal, algo a lo que ha tenido que contribuir el mal nombre de Insomniac y la nefasta campaña de salida de Xbox One, pero lo bueno es que ahora está barato, tanto la edición normal como la completa, y no digamos ya si compramos en bazares extranjeros (19€ y 32€ respectivamente) sin estar de oferta, así que lo recomiendo encarecidamente.
¡Saludos!
Ib a decir que si alguien quería jugar con mi joystick, pero Xbox One tiene el mejor mando para jugar, así que mejor digo que si alguien quiere "bibi" XD. Qué puto crío puedo llegar a ser...

2 comentarios:

  1. Esto es un Serious Sam actualizado???

    ResponderEliminar
  2. Buenas. Pues el último está muy buenorro pero la ceja y la barba las tienes delineadas con tiralíneas.

    ResponderEliminar