martes, 26 de abril de 2016

Beargaymer: Quantum break para PS4

Jooo Popchubby, no me entero de los controles ¿follamos y luego me enseñas?
Últimamente he escrito poco por estar enganchado con mi nueva Barbacoa Interactiva (PS4) y con su maravilloso exclusivo (para consolas) Quantum Break, el gran exclusivo de esta generación para PlayStation 4 y que todo poseedor de la PlayStation 4 ha deseado tener. El Quantum Break ya ha llegado y toca analizarlo (y ahora sin repetir tanto los términos para que las búsquedas de Google nos enlacen).
El mejó juego de la plei, después del Fifa y del Call of Duty.
Primero hablaremos de la parte más importante del juego: la historia. Encarnaremos a Jack Joyce, un X-Men que controla el hielo y es mega fan de Madonna. Además es gay y por eso en la Patrulla X está con la lesbiana onírica, para tener una tapadera y que su carrera cinematográfica no se vaya a la mierda. Bueno, la cosa es que estaba salvando el mundo y se perdió la puesta a la venta de las entradas de la última gira de Madonna y no tiene ninguna, así que le dice a uno  que sale en Juego de tronos que vaya en una máquina el tiempo, creada por uno de los enanos de El señor de los anillos, al pasado para comprarle las entradas, pero la cosa se lía parda y Jack se transforma en el primer chaser con poderes temporales, y el de Juego de tronos del futuro, que es el mismo que fue a por las entradas pero se quedó atrapado en la misma, mata al hobbit de Lost para que no ayude a acabar con el Anillo Único o por la inercia que hay en la serie. Vamos, un pollo no apto para los tronistas de Mujeres y hombres y musculocas.
Yo he comprado el juego el día de salida y me regalaron esto... hubiera preferido un descuento, pero bueno, es "exclusivo".
Pero, además de los poderes temporales que le podían ir muy bien en una quedada de ositos amorosos, el fallo de la Bear Time Machine ha jodido el tiempo, y hay momentos en los que todo se para y va a peor, amenazando con dejar el mundo estático hasta el fin de los días. Y el objetivo del juego es ese, arreglar el entuerto, matar al malo, y comprar una entrada VIP para lo de Madonna, antes de que esta se muera (que os recuerdo que tuvo su momento de gloria en los ochenta, como otros de los que se han ido muriendo últimamente).
Me encanta Madonna, viva la diva, Viva Piñata!, Afroditaaaaaa.
Técnicamente el juego es una pequeña joya. Los piperos de Sony dirán que si va a una resolución o a otra, que si tiene granulado, que si la abuela fuma, pero todo el mundo al ver el juego coincide en que luce genial y se mueve igual de bien. Los momentos en los que el mundo está estático son espectaculares, ya que dejan por el escenario muchos elementos con los que poder interactuar, aunque volverá a su estado inicial al momento. El sonido es muy bueno, normal hoy en día en cualquier juego, pero en España nos hemos tenido que tragar un doblaje al español de México, que si bien no es muy localizado y se puede seguir sin problemas, tiene una calidad muy mala, así que yo lo jugué en VOSE.
Yo también luzco genial, aunque tengo un cabezón increíble.
El juego se puede dividir perfectamente en 3 bloques: Momentos de acción, momentos de historia y mini serie con actores reales. Esto de los actores reales es de lo más llamativo, pero para mi sobra un poco. Son escenas de unos 20 minutos entre los capítulos del juego que sirven para profundizar algo más en la historia y que son diferentes, dependiendo de las decisiones que vayamos tomando mientras jugamos.
Aquí en Grrr buscando mi momento de acción.
Y esa es otra de las características de este título, que hay que tomar decisiones que afectan al juego, aunque ya os digo yo que no estamos ante un Mass Effect y los cambios son menores en la historia principal, pero sí que pueden cambiar completamente la miniserie. El juego tiene una trama muy enrevesada, con muchos coleccionables en forma de documentos que, si bien no son muy importantes, pueden hacer que cambie tu forma de ver el complejo mundo que propone este título. Por ejemplo, al terminar el juego tenía algunas dudas, me fui al foro de EOL y leí cosas que estaban en esos coleccionables que me dejaron tó loco. Esto es como Lost pero mejor.
Un ejemplo de las decisiones que podemos tomar, usar un bañador azul o ir en bolas. Por desgracia alguien tomó la peor decisión.
Y luego están los momentos de acción, que son muy espectaculares cuando tienes maximizado todos los poderes de tu personaje, sobre todo con el mundo en modo estático. Puedes ir a saco moviéndote mucho, usando tus poderes, o puedes ir algo más tranquilo y usar las coberturas del escenario. Por desgracia no hay tantas escenas de acción como nos gustaría y suelen ser muy cortas. Y aquí es donde toca hablar sobre lo malo del juego: es corto, ya que se puede hacer en unas 9 horas sin rebuscar mucho. No es la mierda de The Order 1886 pero te deja con ganas de más. Además, la serie corta un poco la acción, aunque no es obligatoria verla en el momento que desbloqueas la escena.
Esto no lo regalaba The Order 1886, una exclusiva "cosa" para lucir en fiestas horteras.
La duración y que el juego no llega a 1080p son las polémicas que ha tenido el juego de salida, que se han ido diluyendo desde que se puso a la venta, ya que el producto final ha hablado por sí solo. No creo que sea un juego para todo el mundo, pero los que somos fans de Alan Wake (el anterior juego de Remedy, famosos por Max Payne y su tiempo bala) tenemos una nueva franquicia que adorar. Y eso es todo por ahora. Por cierto, por si alguien no ha pillado que diga que el juego sale en la PS4: Al poner el nombre del juego en Google.es, en las búsquedas sugeridas sale Quantum break ps4 en los primeros puestos. Lo que hace la envidia sana.
Los piperos de la plei dan pena.
¡Saludos!
Pd.: Las fotos sin retoques chorra están como enlace en los pies de foto ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario