martes, 25 de octubre de 2016

Machorro que no me importaría que me follara a todas horas hasta el próximo fin del mundo

Hoy voy a poner fotos yo, así que toca musculacos y tíos grandes, bueno, en realidad sólo voy a poner uno, pero está tan impresionante y me tiene tan enamorado que merece un post para él solito. Y ojo, que esta vez no he sacado las fotos de Tumblr, algo inaudito en este blog.
Mi nuevo dios musculado de esta temporada es Behdad Salimi, un levantador de peso de Irán que consiguió el oro en las olimpiadas de Londres 2012 y que le han robado el oro en Rio 2016, donde consiguió romper sendos récords mundiales en los dos ejercicios que ejecutó, pero la envidia es muy mala y no le aceptaron las veces que levantó 245kg. Desde aquí todo mi apoyo para Behdad y le ofrezco 120kg de puro amor para que pueda levantar con total libertad. Levantar y después follar, nada de tirarme desde un campanario ni otras de esas barbaridades que hacen por su país a los que son guapos y maricas como yo. Bueno, también hacen la vida imposible a los feos, pero ese no es el tema, así que aquí dejo mi pequeño homenaje a este dios olímpico que me hace añorar los años en los que los deportistas estaban desnudos.
Típica fotaza que jode un pavo con traje y seguramente feo.
Aquí nunca te encuentras algo así por la calle en busca de una más que posible violación.
Con el traje de trabajo está todavía más buenorro, se lo quitaría a mordiscos.
Ahora unas secuencias del fatal momento en los juegos olímpicos, que destrozó su más que posible oro y que hubiera celebrado teniendo sexo gay con algún gordo en Badajoz que escribe el blog sobre el mundo soso más leído en su propia casa y que está en Alexa detrás de sitios como Google y Facebook. Hablaba de mi y de este blog.
¡Venga ya! si lo he hecho de puta madre ¿Dónde está mi oro?
Esta gentuza me ha hecho llorar, que levanten ellos dos veces 245kg...
¡No tienes ni puta idea de con quién estas hablando! ¡He sido Mr Bebearmyfriend 18 años consecutivos!
Me voy para no escupiros en la calva, payasos...
¡YO QUIERO MI ORO!
Estoy muy triste, tanto como cuando perdí mi Nexus 4.
Sólo los que no tienen corazón no han llorado con el pobre de Behdad Salimi. Y ahora las últimas fotos para secarnos las lágrimas y que nos siga poniendo el rabo gordo.
Una con barbita de unas semanas, para los amantes del pelo en la cara.
Aunque sin barba está más que follable, el barrigón ese también le queda muy bien.
Me gusta ese gordito, se parece a mi amor secreto Popchubby, ojalá me mirara y se casara conmigo.
Es tan mono y achuchable que creo que podría calentarle la polla y después follar con él. Aunque hay que ser sinceros, sería él quien me calentara, con esa carita de ángel y ese enorme cuerpazo gordo y musculado.
¡Saludos!

miércoles, 19 de octubre de 2016

Cumpleaños famosos. Hoy: ¡el nuestro!



Hoy cumplimos siete años. Como estamos sin gobierno, no nos hemos atrevido a montar una macro fiesta con putas, drogas y escorts por miedo a que nos tildasen de derrochadores podemitas capitalistas, así que nos hemos conformado con reunir a unos cuantos amigos íntimos (123 solo) y tras hacernos unas palomitas del mercadona, nos hemos descojonado viendo fotografías de las últimas quedadas. A los cinco minutos nos hemos cansado de ver baquetas humanas, así que nos hemos ido al parque a hacer una fogata y a bailar en bolas alegres minuets y passepieds.


El caso es que como cada año, hemos recibido múltiples muestras de cariño por parte de admiradores de todo el globo terráqueo, y como siempre, estamos ansiosos por compartirlas con vosotros. Esta vez nuestra fama mundial ha hecho que incluso estrellas del celuloide, se tomen la molestia de alabar nuestro trabajo y buen hacer en este mundo tan hipócrita y displicente como es el rollo oso.

¡Ahí van! ¡No nos tengáis envidia, solo somos el mejor blog de temática osuna del mundo! Y no es falsa modestia...
¿Quién dice que este blog me queda frío cuando lo leo? ¡Felicidades tíos buenos!
Que os iba a decir, que de parte de mis amigos los organizadores de quedadas...
¡Felicidades chicos! ¡Desde que leo vuestro libro entiendo mejor vuestros posts!
No os ha gustado Julieta... Os felicito, pero que sepáis que me dáis penita...
¡Quién se quiera tirar a Popchubby que levante la mano! ¡Congratulations!
¿Siete ya? ¡Fliiiiipo chaval!
Ehmm, no tengo ni puta idea de quiénes sóis... si queréis os firmo una flecha...
Miráos adónde habéis llegado... Nadie daba un duro por vosotros... Y siguen sin hacerlo... ¡Bravo!
En cuanto Hannibal me deje de comer el rabo os felicito, que no respetáis nada, coño.
No quiero felicitaros ¡podemitas de mierda! Dejadme en paz, ¡Dejadm...Oouch...Aupff!
¡Siete! ¡Bewater me la mete por el ojete! ¡Me pongo tó burro!
Yo creo que siete años está muy bien para un blog. Os agradecemos que sigáis siendo unos compañeros fieles de viaje, y os invitamos a que sigáis compartiendo con nosotros las ganas de ver la vida con humor y crítica sana. O no tan sana, que a vosotros os va la marcha, no me seáis mojigatos ahora... 
A por otros siete. Gracias a todos. ¡Se les quiere!



martes, 11 de octubre de 2016

Bear Gaymer: Dying light

En lugar de perder mi tiempo haciéndome fotos cutres en el parque, debería estar comprando una Xbox One S.
Los días en los que no estoy follando, de fiestas exóticas con muchos osos, o calentando la polla al personal, juego con mi maravillosa Xbox One edición Chubby, exclusiva sólo para la élite y para el que tenga el dinero para comprarla. Bueno, basta hablar de mi tema favorito, de mí, y voy a hablar de lo último a lo que estoy jugando: Dying Light.
Yo jugando por streaming en mi portátil con Windows 10 (en realidad uso Lubuntu y ese no soy yo, que hay mucha gente que se traga cualquier cosa).
Primero hablemos de la historia, que es la típica en estos juegos gaymer: Eres una fashion victim que no se come nada en el rollo delgado/musculoca, así que pasas de depilarte y dejas crecer algo parecido a una barba de tres días para irte a una quedada, pero pronto te das cuenta de que medio gimnasio ha tenido la misma idea y estás con la misma gente que ya te has follado anteriormente y encima han traído a sus mariliendres. Pero ese no es el drama, el drama es que las pastillas que te han pasado están en mal estado y te encuentras con diarrea o algo parecido, y tienes suerte porque a los otros los han dejado como atontados, pero no ese atontamiento que tienen normalmente, si no como si no se hubieran ciclado en 3 meses.
No te metas con los etíopes con barba, que desde que las focas o se han muerto de un infarto o ya no podéis salir de casa, no dejáis ni un puto euro en los beareventos.
Y ahí empieza el juego. Debes salir de la ciudad donde se celebra la quedada sin que te cagues vivo y sin que te coja una locaza de esas y te coma la oreja, pero literalmente, ya que las pastillas caducadas les han dado apetito de carne humana. En tu intento de salir de ahí te encontrarás con gente que simplemente vivía en esa ciudad y que ahora no pueden salir a la calle, con lo que necesitan un chico de los recados. Así que te pones a hacer favores y te sacas una pasta para poder comprarte el nuevo iPhone 7 con su novedosa y exclusiva cámara doble, que nunca nadie ha pensado antes (sólo HTC y otras compañías mucho antes).
¿A quién coño le importa la doble cámara? Si sólo me hago selfies.
El planteamiento es sencillo, pero los favores se hacen cada vez más complicados, más absurdos y más repetitivos. Vamos, que eres un repartidor que, en lugar de ir en moto por la ciudad como un puto loco, vas haciendo parkour, que es algo muy moderno y cool. Y eso es todo, no hay mucho más. Bueno si, una especie de trama para acabar con un grupo de etíopes que al final no se qué pasaba, vamos, que no me interesaba.
Trama principal que no he llegado a entender.
Y es que el juego peca un poco de repetitivo y de una historia poco interesante. No te importa qué está pasando, ya que la gracia es ir por lo tejados dando botes, matar zombies, rebuscar cosas y crear nuevas armas. La edición que he jugado viene con todos los DLC que han sacado, incluyendo uno en el que vas con un coche a hacer lo mismo que hacías antes, pero en coche. Y pasa lo mismo, que está guay, pero eres un correveydile y al final se hace pesado.
Yo después de 3 horas llevando una cosa superimportante al otro lado, literalmente, de la ciudad.
En conclusión: Es un juego normalito, que si te sale muy barato vale la pena, pero que peca de una trama simple y una acción repetitiva. Para jugar cooperativo está muy bien, pero no será el juego de nuestra vida. Eso sí, si tienes una PS4 es una compra obligatoria, ya que no creo que tenga un catálogo como para ir siendo exquisito.
¡Saludos!

jueves, 6 de octubre de 2016

Hoy entrevistamos a... ¡El sobrado de mierda!

Aunque este verano pasado que pudimos disfrutar en nuestra querida y amada España nos trató con crudeza, desde nuestro pequeño espacio en la blogosfera nos honramos de arrancar de las paradisíacas playas de allende los mares a un invitado muy especial para responder a nuestras curiosidades e inquietudes en torno a su persona.
Queridos lectores, hoy os regalamos la posibilidad de conocer un poco mejor al... ¡Sobrado de turno!

Estamos muy orgullosos de tenerle en nuestras oficinas Sr. Sobrado, para comenzar con esta apasionante entrevista nos gustaría saber cómo se enfrenta usted a las situaciones más comprometidas de su vida diaria.
Sí bueno, podrías haber comenzado por una pregunta menos estúpida, pero ante esas situaciones siempre suelo contar con unos cuantos lacayos a los que tengo comiendo de mi mano, y con solo chasquear los dedos atienden raudos mis necesidades: sacarme la chorra para orinar, darme besitos en la barba para reforzar mi confianza... Son idiotas pero les adoro.
Entiendo. Respecto a los desafíos en la vida, como por ejemplo decidir a qué discoteca de osos ir cada fin de semana, ¿cómo los supera?
Eso es bastante fácil puesto que conozco a todos los mandamases de los garitos de moda y al verme acercarme, a los cien metros ya están abriéndome la puerta para que entre sin pagar. Pagar es algo supérfluo en la vida, no suelo pagar si no es estrictamente necesario, las cosas de gañote son más placenteras.
¿En qué medida los “caprichos” te han llevado a tener problemas económicos?
En ninguna. Tengo tanta personalidad que casi todo me sale de gratis. La gente es tan manejable que cuando necesito pelas, pongo cara de bueno/subnormal y ya está. Por lo general mis carantoñas ya no funcionan con mi moribunda abuela porque la jodía ya se sabe mis trucos, pero con la plebe, especialmente paletos de pueblo, va genial y consigo hasta que me manoseen el rabo.

¿Tu actitud absurda y cansina te ha ocasionado alguna vez problemas con otras personas?
Pues alguna vez que otra, pero la verdad es que la pléyade de amigos que tengo en facebook me ayuda mucho en ese sentido. Cualquier problemita, voy a llorar a mi red social favorita y al instante tengo a ochenta personas preocupándose tontamente de mis mentiras. Me mola hacerme el sufridor, como comprenderás no puedo quedar como un tonto ante mis fanes, que esperan de mí que actúe con liderazgo y firmeza. Es divertido y nada cruel, al fin y al cabo les dejo ser mis amigos a todos estos pueblerinos.
Es muy interesante la verdad, ya sé a quién no voy a añadir de amigo cuando te pires. En otro orden de cosas, Sr. Sobrado, ¿qué consideración le merece Peter Pan?
Es mi ídolo. El ejemplo a seguir. ¿Un marica en mallas verdes volando y teniendo como mariliendre a un hada de mierda que se muere por follarme? Por favor, ¡si ni siquiera tiene que trabajar y toda la gente pierde el culo por ser tan cool como él!
Y por último Sr. Sobrado, porque ya me está doliendo un poco la cabeza con tanta gilipollez... ¿Cuáles son tus cualidades y deficiencias más destacadas?
Cualidades tengo para aburrirte nena. Soy simpático, chispeante, cargante, baboso, hablo en femenino y me río de mis propias gracias jajaja. Y deficiencias... Pues quizá la que menos vergüenza me da reconocer es la de no ser capaz de levantar pasiones en todos los tíos que persigo como una vulgar pelandrusca. Pero oye, a pesar de ello, muerta de hambre no me quedo jajaja.
Pues muchas gracias Sr. Sobrado, ha sido un verdadero coñazo escuchar tanta sandez cuando podría tranquilamente haberme extirpado un hígado, y habérmelo pasado mucho mejor. Sin embargo hemos ahondado en la personalidad de otro espécimen que todos podemos encontrarnos por la calle.
Evitémoslos siempre que podamos. ¡Ya sabéis que un osito que ignora, es un osito feliz!