viernes, 23 de diciembre de 2016

Semana posturOSA de Madrid

Adoro AliExpress, esta camiseta de pelo será la sensación en Madrid.
Ya ha pasado bastante tiempo del megapuente de diciembre y toca recordar la semana de quedadas posturOSAS, y así amenizamos la espera de la siguiente quedada donde el inglés se entremezcla con el dialecto de la zona, el valenciano. Efectivamente estoy hablando de la Bearcelona (otro año más vuelvo a recordar que aceptamos billetes de avión para acudir a esta cita social). Antes un pequeño aviso a los talifanes de la Madbear: No voy a hablar de ella, ya que la oferta era tan extensa que no era necesario acudir a esa en concreto. Dicho esto ya podéis dejar de leer el blog y volver a vuestra vida de ensueño llena de cervezas marca Madbear (no es coña, había una cerveza personalizada).
Este tío anunciando la cerveza sí que me haría probarla, pero solo por tirársela por encima y bebearla a morro. Y después le arreglo un poco la barba, que es muy del 2015.
No estuve toda la semana, ya que tenía cosas que hacer en Nueva York que me imposibilitaban atender las cuestiones más ludico-festivas de mi vida gay, pero los tres días que estuve fueron intensos e interesantes. Al principio era todo un poco caos, ya que hay mil quedadas bear o posturOSAS y nunca sabes si vas a acertar. Los carteles tampoco ayudaban mucho: musculocas sin depilar y mucho cuero, pero me metí en la Bearbie y acerté. Eso pasó el viernes y el sábado, el jueves acabé la noche en el McDonald's donde disfruté de una sabrosa ensalada y una hamburguesa de pollo que se parecía sospechosamente a una de ternera y tenía el mismo sabor que una de ternera, es decir, suela de zapato usada. Así soy, viviendo la vida a tope.
No estoy tan rollizo y buenorro, pero también tiene pinta de estar a base de ensaladas y paseos por NYC.
Sobre las fiestas en el Bearbie: El viernes era una especie de evento donde se anunciaba el regreso del Fraggel Pop, que tuvo que cerrar para alegría de la competencia y lloros de los que disfrutamos del bar, momento que me perdí y no tengo muy claro si es que estaba en la zona de baile o en los baños buscando a mi nuevo amor fugaz, que por estas fechas el amor me suele durar unos 5 minutos o menos. Aunque puede que me estuviera meando por tanta cerveza.
Mi móvil me confirma que estuve haciendo poses tontas delante del espejo. Y Tumblr, que también me hice fotos de mi polla dentro de un vaso de tubo... qué triste llego a ser...
Algo muy bueno de esta discoteca, la Bearbie, es que tiene dos plantas con ambientes muy diferenciados, así que si querías rollo ochentero y música pop de actualidad te podías quedar en la parte de arriba, y para bailar sin camiseta, sudoroso, empapado del popper de uno y de la copa de otro mientras te rozas con ese cachitas calvo que te la ha puesto dura de verdad y todo acompañado de música electrónica, pues tienes la planta baja. Aunque la sesión no era para tanto ninguno de los dos días, se podía bailar (¿estuve bailando el viernes? tengo que dejar de esnifar pegamento).
No aprendo, esa camisa me la compré estando hasta el culo de pegamento industrial. Estoy loco.
El fin de semana dio para muchas cosas, como por ejemplo un espectáculo callejero que disfruté mientras hacía cola para comer, en el cual un actor del método se ponía a gritar e insultar a todo el que pasara a su lado, hasta que alguien le contestó y salió por patas y, ya desde la distancia, volvió a insultar a su nuevo némesis. Pero no voy a contar todo lo bueno que hubo, hay que poner una pizca de crítica.
Siempre hay que dar una de arena y otra de cal, un ejemplo: Tío buenorro con un bañador que es puta mierda.
La primera es para todos los que organizan quedadas de posturOSOS. Son ya demasiadas (creo que son unas 30 ó 40 fiestas al día) y van a terminar por cansar a la gente. Por muy mal que se lleven todos, deberían firmar una tregua en esas fechas y montar cosas de forma conjunta, atraerían a más gente y todos saldríamos ganando. Mi siguiente crítica es más bien una decepción, la que siento por el grupo de dejotas Las juanettes, de los que esperaba más y que tuvieron una sesión normalita.
Medio dormido en mitad de la sesión de Las Juanettes, y encima solo.
Y mención especial a ese amigo con el que ya no tienes relación y que se acopla al verte en la cola de un local hablándote como no hace desde hace tiempo sólo para no tener que esperar como el resto de los mortales, y que por el poco de vergüenza que te queda a tí y que a él le falta no le dices nada, que además se pone a hablar con otro amigo suyo que tampoco quería hacer cola y llegado el momento, pasan ellos antes sin decir ni mu. Aunque yo podía haber entrado mucho antes (por ir al local cuando no había cola y tener el sello), me molestó por las otras personas con las que estaba esperando entrar, pero estos pequeños detalles son los que te enseñan la verdadera cara de algunos personajes.
Yo estaba esperando que alguien grandote me hiciera eso, pero me jodieron de otra forma menos preferida por mi.
Y eso es todo. Queda claro que, mientras las quedadas más tradicionales se van apagando, las fechas ya están marcadas para el oserío y el ambientazo está asegurado. También queda muy claro que el mundo oso es exclusivamente una moda, como rezaba el anuncio de unas zapatillas con la bandera bear que, según ellos, te hacían ser un autentico oso, posturOSO más bien. Y no, no eran unas New Balance, el calzado oficial del posturOSERÍO.
Feliz Janucá y esas cosas que se dicen en estas fechas. ¡Saludos!
Quedada a la vista, a estos provincianos les vendo esta mierda por 100€ diciendo que son los preferidos por los auténticos bear, ahí viene el primer pardillo con la Visa en la mano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario