sábado, 17 de junio de 2017

Ideas para follar, sin tenerte que asfixiar


El calor abrasador y asfixiante ha llegado. Solo estamos a junio pero gracias al cambio climático, el futuro que nos espera es este: veranos de seis meses e inviernos suaves el resto del año. A la mierda la primavera y el otoño, que están muy guays para inspirar poesías y dedicárselas a alguien antes de entrar en la sauna, pero que ya no las vamos a oler a no ser que escucheis una canción de la Streisand o la Garland.


El caso es que para el rollo oso, esto plantea serios problemas, sobre todo en lo concerniente al ámbito copulatorio. Es decir: con este sol abrasador...¿dónde podemos ir a relacionarnos sexualmente sin que perdamos cinco kilos de líquido en el intento?

Pues veamos, los que sois ricos, vivís de las rentas de vuestros padres o disfrutáis de novios montados en el dólar, lo teneis fácil. Seguramente tendréis la casa empapelada de aires acondicionados y podreís dejar volar vuestra imaginación sin el límite que los pobres maldicen. La cama, la habitación de vuestros futuros niños chinos o la sala de proyección de cine serán salpicados de semen cuantas veces queráis.



Los menos favorecidos económicamente tendréis que buscar soluciones algo más artesanales.

¿Que venís de la piscina fresquitos y pasáis por un descampado? Pues hale, ya tenéis picadero.



A las seis de la mañana la temperatura es la más baja del día, tan solo tenéis que esperar hasta ese momento y dar rienda suelta a vuestros instintos primarios. Tened en cuenta que a las seis y media va haciendo más calor, así que pensad en un quiqui rapidito y puerta.



Si sois aficionados al cine, tenéis un nicho de mercado sexual en la sesión de las cuatro. No va nadie y con el aire acondicionado al menos podéis hacer mamadas. No es lo ideal, pero bueno, si sois pobres qué queréis que os diga...



Una solución algo drástica es cometer un delito, así a lo burro... Robar pañales para vuestros hijos, por ejemplo. Os meten en la cárcel cinco años y además de ser la putita de todos y de aprovecharos de los beneficios que eso conlleva, coméis gratis.



Y por último, siempre podéis ir con vuestra pareja/rollo/follamigo a ver una peli a la casa de otro que sepáis tiene la casa fresquita. Lo drogáis y hasta que se despierte disfrutáis de los beneficios de la amistad. Cama gratis, comida de gañote y si os apetece os pegáis una ducha y hasta podéis ahorraros un dinerito usando el inodoro para descargar la comida. Recordad que después de esto, quizás vuestro amigo no quiera volver a veros, pero la verdad es que la amistad está sobrevalorada...


Y si se os ocurre alguna otra idea para disfrutar del sexo sin morir en el intento, contádnosla, que el saber no ocupa lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario