miércoles, 23 de febrero de 2011

Japan Chubs! Sugee!

He de reconocer que los gorditos japoneses me pierden. Tienen un nosequé que los hace adorables, siempre con el jockstraps (suspensorios para el vulgo) puesto que no se lo quitan ni para ir al baño (a cagar, para que nos entendamos todos) pero claro, ahora que caigo, para qué van a quitárselo si es que van con el culo al aire. Se sientan, descargan y listos para una noche memorable.
Aparte, los ositos asiáticos me gustan porque no gesticulan como en las películas americanas. Aquí todo es más comedido. Tanto que si cogemos dos fotogramas, uno al principio y otro en el momento "álgido" no notarías diferencia alguna. En una americana pasa al contrario, cualquier fotograma que cojas te parecerá el final: éxtasis aún desatándose la zapatilla.
Y qué mejor ejemplo que este joven efebo haciendo como que duerme en una postura de lo más natural (todos dormimos desnudos pero con suspensorios, sin sábanas y abiertorro para que la cámara coja un buen ángulo) mientras nos muestra sus encantos. Ojo, que lleva toda la noche durmiendo pero la cama está impoluta y sin arrugas.


Sin embargo no todos los buenorros orientales tienen que ser tan quisquillosos con la ropa interior, los hay que usan gayumbos normales, de los que dejan marquita marrón cuando sales del baño si no te has limpiado bien, y no les pasa nada, lástima que sean un poco raros a veces, porque es ver una cámara y no tener mejor cosa que hacer que quitarse la mierda de los oidos con el dedo. ¡Criatura, usa los gayumbos ya que vas a lavarlos, como hace todo hijo de vecino! Y luego va de tímido bajándose los calzoncillos, vaya buscón está hecho el joio tío bueno.


Y qué queréis que os diga, podrán meterse el dedo para quitarse el cerumen de dos décadas, no percibirás salvo con un polígrafo cuándo se han corrido... pero los prefiero mil veces al gordito que viene ahora.
Creo que es brasileño. Pero vamos, supongo que en Brasil o donde sea que viva este gordito no deben tener lavadoras, porque no veas qué asco da el pantalón lleno de mierda que lleva. Que no es una manchita solo, que es como si le hubieran cagado doscientas cigüeñas en la pernera.

Y bueno, lo de no llevar ropa interior... Pues si, súper higiénico, con el pantalón metido por el culo que no quiero ni pensar cómo tiene que salir cuando se lo despegue, aparte del paquete que marca, o de los paquetes, porque yo quiero suponer que los dos bultos que sobresalen son los testículos y la pilila, pero yo hago eso con mis bolitas y tardo en quedarme sin aire dos segundos.
Voy a pasar por alto los elegantes juegos con el sector femenino del cuchitril donde transcurre todo el circo porque las féminas también tienen bastante de princesas de favela, pero sobre todo, porque el gordo enseña culo y pubis...¡Rasurado! Jamás lo hubiese pensado de un ser tan avanzado.
Ahí va para disfrute y goce de todos, pero yo sigo quedándome con mis japonesitos. Que conste en acta. Sayonara gordis.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Solo libros

Parece que el bear bodrio de Peluche ha servido para tener algunas recomendaciones más interesantes que recopilo aquí y añado algún otro libro. La mayoría de estos libros se puede encontrar en vagos.es, no pongo enlaces directos por si acaso. Y los que no están, pues espero que pronto estén ;o)
Memoria de Adriano - Marguerite Yourcenar
El día que murió Chanquete - Jose Luis Collado
Contra natura - Alvaro Pombo
Tu piel en mi boca - Varios autores
Un asunto de vida y sexo - Oscar Moore
Historias de Chueca - Abel Arana
Carajicomedia - Juan Goytisolo
Alexis o el tratado del inútil combate - Marguerite Yourcenar

¿Y tu? ¿Tienes alguna recomendación o sabes dónde encontrar alguno de estos libros? Pues escribe en los comentarios, que es gratis.
Un saludo.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Scruff your Iphone

Desde que tengo el Iphone4 he notado cómo mi vida ha cambiado radicalmente. Es sacar el móvil y notar cómo la plebe se gira o mira de reojo para admirar esta maravilla de la tecnología. Yo sonrío tímidamente, tampoco es plan de restregarles el móvil por la cara, ni de presumir de juguetito y cuenta corriente, sobre todo porque igual me encuentro con alguno que otro que tiene un android y puede soltarme "¿pero dónde vas con esa MIERDA, criatura?".

Y si, luego te das cuenta de que has hecho el primo. De primeras te sientes tan especial viendo aplicaciones de serie tan interesantes como la bolsa... Tienes ahí todas las cotizaciones, los indicadores bursátiles con su IBEX 35 y sus gráficas con colorines. Te sientes feliz. Inútil, y primo, pero feliz. A ver, señores de Apple, ¿se creen que si invirtiera en bolsa y ganara millones me iba a comprar un iphone4 para hacerme el guay? ¿Y aunque así fuera creen que me iba a poner a ver las cotizaciones en una pantalla cutre en vez de en la sala de cine de mi mansión?

Luego intentas conectar el iphone al ordenador, para pasar tus fotos o tus libros o todo eso con lo que sueñas que un móvil de última generación va a hacer por tí. Y descubres Itunes. Qué maravilla. Siempre había deseado tener por partida doble todos mis documentos, siempre había deseado sincronizar y hacer copias de seguridad cada dos por tres. Dos horas para pasar veinte fotos. Los vídeos no puedo pasarlos, no hay aplicación de serie que te permita ver nada. Después de meter las fotos en el móvil no las puedo borrar si no lo conecto con el ordenador de nuevo. Me siento peor que Yola Berrocal jugando al trivial con Punset. Qué loki. A tope de power.


Tras darme cuenta de que mi vida con el iphone va a estar dominada por las aplicaciones que me tengo que bajar para hacer cualquier cosa básica, me puse a investigar qué habría en todo este mundillo sobre el rollo gay. Y por fin pude darle una utilidad real al iphone (aparte de ponerle una carcasa): descubrí Scruff, U4Bear y Grindr.Realmente a mí sólo me interesa el Scruff, principalmente porque es una aplicación basada en contactos y perfiles de osos, pero como por estos lares hay gente que se ofende si en un blog de osos no hablas de delgaditos pues pongo los otros dos, que al menos viendo la cantidad de huesos te vienen ideas para hacer caldos de cocido. Rico rico y con osamenta.

Al lío. Scruff es una aplicación con la que te puedes pasar las horas muertas. Una interfaz básica y sencilla te muestra la gente que está online en ese momento, la que tienes cerca y todo ello con la posibilidad de refrescar los resultados y ver constantemente tíos buenos. No es muy cómodo para chatear, sobre todo porque españoles no hay muchos, y escribir con el iphone al principio es bastante incómodo, y si tienes los dedos morcillones, peor. En Apple deben tener los dedos muy finitos, serán todos chasers.

Es divertido. No te vas a estar horas y horas viendo perfiles porque no hay mucho osazo tampoco, pero para cuando estás en el servicio o haciendo cola para entrar en la sauna da el apaño. Está lleno de osos asiáticos y americanos, lástima que no permitan fotos "X rated".


Bueno pues una vez hablado del scruff, venga, rapidito que el U4Bear y el grindr no nos van a sacar de pobres. Si eres osito y te gustan los chasers, Grindr es tu aplicación. Te vas a hartar de ver perfles, y a pesar de lo que muchos podrían pensar, no son todos de África, creo que también hay desnutridos en España, pero vamos, que no me he fijado mucho.
Entendédme, sus cuerpos esculturales y trabajados de gimnasio me cohíben, son perfectos, y no puedo evitar pensar en prepararles un bocadillo de panceta para que no se les caiga la talla 36 y vayan por todos lados enseñando los CK. Blancos. De esos que parece que llevan un pañal, holgadito holgadito...

En cuanto al U4Bear, pues a mí me da la sensación de que es un híbrido entre scruff y grindr. Ni chicha ni limoná. Tiene mucha menos gente que en los otros dos, pero si ves algo que te gusta puedes bajarte las fotos. Lo dicho, un complemento para cuando te aburras del Scruff. Vaaale, o del grindr.

Y ésto es todo lo que he sacado en claro de mi maravilloso Iphone4. Ah si. He encontrado aplicaciones para hacerme más gordo o más calvo. Ya no puedo imaginar mi vida sin ellas. Y también bajo juegos espectaculares de los que me canso a los dos minutos porque el control es engorroso y si tienes los dedos gordos no ves un carajo. Si encima tienes las uñas largas ni te cuento. Y sucias... sucias da igual, que somos osos, coño.

En fin, lo dicho, le doy las gracias a Apple por hacerme gastar una pasta gansa en un móvil que me pone trabas para hacer cualquier cosa, pero que me da un status social que para sí lo quisieran los de android. Somos superiores. Asumidlo. Y no usamos una versión beta del Scruff. ¡Bergoña!


Actualización: Scruff ha dejado de ser beta en Android, pero... ¿A quién le importa?

jueves, 3 de febrero de 2011

Tonterias del mundo moderno: Web 2.0

La única vez que vi utilidad al ipad, chico ejemplo web2.0
Según la Wikipedia, la Web 2.0 (otra chorrada como los metrosexuales, ¿alguien mas se acuerda de estos términos?) es un termino comúnmente asociado con un fenómeno social, basado en la interacción que se logra a partir de diferentes aplicaciones en la web, que facilitan el compartir información, la interoperabilidad, el diseño centrado en el usuario o D.C.U. y la colaboración en la World Wide Web. Está claro, ¿no?
Mozart grabando su último CD, murió pobre por culpa del P2P
Pues estaba yo el otro día mirando quién había roto con quién, quién había actualizado su book personal con 1000 fotos en la misma pose o quién había viajado a Nueva York o a Cancún en radio patio Facebook, y veo una actualización de alguien que criticaba que la Ley Synde (a está no la enlazo porque no me da la gana) no se hubiera aprobado, (ahora imagino que estará brindando en champan de lo que cobra de la $GA€) ya que sin ella, la música (que nació en el 1979 a la vez que, casualidades de la vida, el CD) morirá agonizando en un hospital de mala muerte con espumarajos de sangre saliéndole de la boca.
Tonto de mí, di mí opinión sobre el tema y bueno... las conversaciones las podéis leer aquí y aquí, que es más fácil leerlas uno mismo, sin que nadie te lo cuente. No pienso negar que cuando un tema me gusta soy muy "apasionado" y, a veces, poco delicado, pero me sorprendieron muchas cosas de estas charlas. Entre lo que más me sorprendió, destaca una por encima del resto. Todas las redes sociales son iguales.
Las redes sociales solo están para lucirte y que los demás digan lo genial que eres, si no piensas como el dueño del lugar, a la puta calle, de eso se trata la nueva web 2.0, de ser un escaparate para el amiguismo, para poner lo que queramos y en tiempo real recibir las gracias de todos, nuestros 5 minutos de gloria diarios. Y los que no estamos por la labor de decir que es blanco lo que vemos negro es que somos tontos. Tontos o cobardes, como mi caso, por no dar la cara. 
Foto de mi, tirado en la cama.
Recuerdo cuando en los periódicos (de papel) algunas firmas lo hacían bajo seudónimo y aquí no pasaba nada, llegan las nuevas tecnologías y has de contar absolutamente toda tu vida para que tu opinión pueda ser igual de valida que otra. Tu opinión contraria, que si eres de los que dices lo genial que es todo no tendrás problemas de no enseñar la cara.
Esta claro que alguien que se agarre a lo de la foto de cara (la cual puedo robar de google y poner como mía sin que nadie lo sepa) es por la falta de salidas que algunos tienen para defender sus ideas. Y lo mejor de radiopatio Facebook es que, después de ver las pocas salidas que tienen, sus muros están llenos de incongruencias, por un lado dicen una cosa (de cara a la galería) pero sus actos demuestran otras. ¿Soy de los pocos a los que les pasa esto o a alguno también le pasa?
Un saludo.