7 dic. 2018

Cachorros en camisetas imperio, vuestras cuerpos envenenan mis sueños

 
Como no voy a estar en el fin de semana con más quedadas del año en Madrid, no me queda más remedio que consolarme en casa con fotos de Tumblr antes de que muera para mí (ya contaré más adelante). Y sí, ya sé que no me encontraría gente tan interesante en la capital del reino.
Aquí os dejo algunas de las que más momentos inolvidables me han hecho pasar durante estos días.
Enjoy.
Lo que más me encanta de los puentes en casa es que no tengo que ducharme.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Por cierto, si Abanderado quiere, nos puede patrocinar los posts estos, o mandarnos camisetas que ahora con el fresquito y los sueldos bajos van muy bien. 
En color negro, gracias <3 .="" p="">

26 nov. 2018

Y a tí ¿por qué te gustan daddies?

Hace años escribí un post en el que respondía a las inquietudes y curiosidades que despierta el hecho de que a una persona le gusten los hombres rollizos y entrados en muchas carnes. Hoy sin embargo quiero centrarme en otra pregunta que agota el razonamiento de las personas: la razón por la que a la  gente prefiere carcas gordos a inexpertos efebos.
El tema es absurdo, pero como no tengo otra cosa de la que hablar, escribo lo que pienso acerca del tema y vosotros veis las fotos que al final es lo que único que importa.

Empecemos. ¿Por qué viejos? En primer lugar porque tienen más pasta acumulada y si pillas al adecuado, la jubilación con una buena pensión que te asegure las fiestas y el popper mientras tu futuro abuelo se echa la cuarta siesta del día. Estamos todos de acuerdo en que el dinero no da la felicidad, pero entiendo que un intercambio dinero-juventud resulta ventajoso para todas las partes.
Que oye, el dinerito está muy bien y un gordo maduro atrae mucho, pero a ciertas edades ya te tienes que ir vomitado a la cama para aguantar el trance amatorio.

En segundo lugar, los daddies tienen temas de conversación más interesantes. Por ejemplo: "Cari, este fin de semana dónde vamos ¿a Cuba o a Suiza?". No tiene nada que ver con la chapa que te pega un niño que te está dando el coñazo con ir a la siguiente quedada o el súper problema que ha tenido en facebook porque alguien le ha quitado amistad. Un señor maduro tiene más experiencia, sabe qué restaurante tiene las mejores ostras, qué sastre es mejor para que tus camisas vayan a medida, y te lleva a la ópera para que le hagas una mamada en el palco mientras los vecinos de al lado se escandalizan y tu papito y tú con la cara llena de semen os echáis a reir como dos alocados jovenzuelos.

Y en último lugar, los maduros gordos en la cama son menos complicados. Entre que se mueven menos y van a tiro hecho, las cópulas son algo más cortas pero ganan en intensidad al quitar lo superfluo de las relaciones de alcoba. Es decir: miradas infinitas a los ojos simulando amor eterno, la postura de la flor de loto que va fatal para los riñones, innecesarios gemidos de placer, y lo más importante, impedir que os grabe mientras dure el coito, que lo daddies son viejos pero algunos muy vengativos y no sabrán manejar el móvil, pero en xtube se las arreglan que no veas.

Si con todas estas razones no estáis convencidos de que poner un gordito cincuentón en vuestra vida no es una buena opción de futuro, continuad con yogurines imberbes. Pero una cosa os digo, la potencia sin control y con reggaeton de fondo agota... porque flota por el mar de tus neuronas rotas- y es una gaviota- el que explota tu carota- de un golpe que brota en tu derrota.

14 nov. 2018

2 nov. 2018

Find out what's turning me on this season

Cada cierto tiempo hay algo que me empieza a llamar la atención hasta niveles insospechados para luego quedarse como uno de mis cientos de preferencias sexuales: A veces eran los gordos, después los calvos, más tarde los pantalones de pana, un año los cachas con spandex... Y desde este verano hay algo nuevo que me pone muy mucho, hoy dejo aquí unas pistas para quien lo quiera saber.
Enjoy.
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

―Me han visto más los que visitan este blog que mi propia familia.
―Les deberíamos cobrar.