miércoles, 24 de abril de 2013

El gordihno que siempre quere mais


Si alguna vez viajo a Brasil (acepto donativos o incluso limosnas) lo primero que haré será buscar en sus playas al gordito de "quero +". Supongo que es un vendedor ambulante de helados que te ameniza la mañana con sus alegres tonadas, y aunque no canta muy bien que se diga, es tan absolutamente sexy moviendo ese cuerpecito y esos brazos de levantador de pesas, que no queda más remedio que comprarle todos los helados que lleve en la nevera y luego raptarlo para ponerlo mirando a Calatayud.

En Brasil siempre quieren más. Pónganme dos como éste por favor.

Repito, el día que me pase por Brasil voy a buscarlo, le pediré matrimonio y seremos felices hasta el fin de los tiempos. Y además tenemos comida gratis (o al menos los postres). Que sí, que no me lo pienso más, que yo quero mais.

Mirad cómo mueve los mofletitos.

Mirad cómo mueve los bracitos.

Mirad cómo nos calienta. Pedazo de guarrilla.

Decepcionado porque ya no le quedan helados al gordito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario