jueves, 5 de febrero de 2015

Especies Bear. Hoy, los Gainers.

Gordito preparando su perfil de Grommr, como si importase que le gustara Star Trek...
En mi tarea diaria de buscar gente con la que follar nuevos movimientos dentro del extenso universo bear, me he topado con una subespecie muy interesante, los gainers.
Seguro que alguna vez habéis visto fotos suyas por Tumblr mientras buscábais porno duro fotos de Hora de Aventuras. Son los típicos que ponen una foto de cuando eran unos esqueletos (o nuevos bears como se dice ahora) enseñando lo que parece radiografías, pero que en realidad solo están sin camiseta, y un retrato actual, donde aparecen bien gorditos y carnosos y tienen un polvazo que destrozaríais la cama y el edificio si tieneis el día fogoso.
Y de eso van los gainers, de engordar como si no hubiera un mañana, vamos, como las anoréxicas pero al contrario. Siempre se ven delgados aunque tengan un barrigón cervecero y piernacas envidiables. Esta nueva comunidad está muy oculta en España, pero en los EE.UU. no tanto, claro que allí hay mucho loco y en algo deben gastar su tiempo libre. La página para esta comunidad no es ni Biggercity ni la infumable BearWWW (de Bear411 ni hablo ya que no sé si todavía existe), es Grommr y ahí podemos conocer mejor a esta nueva fauna.
Un logo simple, sin un woof ni un bear, se nota que son una especie diferente.
Por un lado tenemos a los gainers en general, que pueden ser los que se meten entre pecho y espalda tres hamburguesas en cada comida, una ensalada para rebajar y una Cola Zero ya que están muy concienciados con su salud. Las camisas les quedan como el culo, por eso siempre van en camiseta enseñando tripita (he de reconocer que eso me pone mucho) y la gente les pasa los cupones de los ciegos por el barrigón por si les trae suerte.
Gainer modelo incívico. O yo en cualquier fiesta con alcohol a porrillo.
Para ser gaimer antes tienes que haber sido delgado o cub y estar deprimido por tu aspecto y luego ir cogiendo peso hasta ser el sueño húmedo de algún gordito de Badajoz con perfil en Grommr (guiño, guiño). Su ideal es hacerse una foto tipo Demi Moore preñada y salir en cualquier magazine bear. Algunos suelen tener las piernas de palillo, pero no confundir con ciertos daddies que también desafían las leyes de la gravedad mientras se desplazan manteniendo el equilibrio cual saltinbanquis de feria. Esto de las piernas es un mal que pasa en todas las tribus urbanas y lo veo de difícil solución.
Esta es otra imagen común entre los gainers: una foto de su enorme e interesante barrigón, con algo que se vayan a meter para el cuerpo, seguramente proteínas y mierdas de esas.
Luego tenemos los que incitan a otros a inflarse como cerdos, es decir, los encourager, que en ingles todo queda mejor. A ellos les gustan los gordos, los barrigones, y no tienen otra aspiración en la vida que motivarte a que comas como un cerdo. Ojo, ésto no significa que ellos quieran ser gordos. Como diríamos coloquialmente, se hacen un traje a medida. A estos no se le pone dura si no te están dando de comer y no los puedes llevar a un buffé libre, ya que pueden estar empalmados todo el rato y a la mínima te pueden tirar un filete a la cara mientras te hacen mirar a Cuenca.
Mi novio y yo tomando un aperitivo antes de cenar.
Y al igual que en el rollo oso tenemos a los admiradores, en el rollo gainer pues hay el mismo grupo. Gente que se limita a mirar cual voyeur a gente con sobrepeso, con mucho sobrepeso, y a fliparlo con las vistas. En este grupo hay de todo. Mete en un saco a todo el que le atraiga ver saltar los botones de las camisas en verano y ahí lo tienes.
Vamos, yo mismo puedo ser considerado un admirador aunque soy gordo, pero ni me va eso de dar de comer a alguien mientras follamos ni me interesa engordar, además de ser gordo de toda la vida. Claro que lo mismo me gusta un gainer como me gusta una musculoca pálida o un osito grande, gordo y calvo.
Pensándolo bien más que admirador, lo que soy en un pervertido.
Como admirador de gainers, doy gracias a dios por los teléfonos móviles.
Y por último dos de los grupos más raros, uno es el de maintainer, que es un gainer que un día se siente bien con su peso y no busca engordar hasta tener una muerte más prematura que la que vamos a tener el resto de gordos. Y los bloater, que son gente que se inflan las barrigas... Sin comentarios. Les llamaría putos locos, pero conozco gente que todavía usa libros de papel, así que está claro que tiene que haber de todo en este mundo.
Barrigón estilo globo a punto de explotar. En los USA utilizan aire, y aquí una buena fabada asturiana.
Ser gainer es un tema personalísimo. Tiene sus pros y sus contras y cada cual hace con su vida lo que quiere o puede. Yo por mi parte estoy muy contento con esta comunidad, ya que muchos hacen pesas para engordar y mejorar sus cuerpos y salen gordicachas muy interesantes.
Si eres un gordicachas y buscas a alguien que te alimente, aunque el tema no me llame mucho la atención, podemos follar mientras nos comemos una pizza.
¡Saludos a todos!
Antes nos medíamos las pollas, ahora los barrigones. El del chalequito negro podía escribirme por el bear o por Grommr, mmm qué mono.

5 comentarios:

  1. Los gainers son como el ganado hinchado de hormonas que luego se queda en michelines mal puestos. El engorde debe ser natural como el del cerdo ibérico; atocinamiento lento por la edad y ejercicio para que la grasa se filtre bien la carne. Como el del chalequito negro de la última foto. Está en su punto el cabrón, ya me gustaría medirme la barriga con él.

    ResponderEliminar
  2. El del chalequito está como para correrme en su cara, qué monada.
    Los de engorde artificial son para pasar el rato, follamigos y tal. Eso si, hay que tener cuidado con llevarlos a una sauna, que se secan con tanto calor y después parecen etíopes (o nuevos bear para ser exactos).

    ResponderEliminar
  3. Ha sonado un poco racista pero bien.
    Al del chalequito le sobra el calzoncillo blanco. Con unos de cuadros azules haciendo juego con la camisa y me agarro a la barriga cual caparra.

    ResponderEliminar
  4. Yo también amo a la gente blanca, bueno, pálida en realidad, estilo "verano en la mina". Eso si, si me viene un negro gordito con la de esas "personalidades" que suelo ver en el porno, pues como que no le voy a decir que paso. Quiero a un dios del ébano :D
    Yo no puedo ponerme unos calzoncillos de cuadros azules, me pongo tan cachondo que parece que he tomado viagra (por la duración del empalme claro).

    ResponderEliminar