sábado, 20 de febrero de 2016

Hoy entrevistamos a... ¡El que denuncia fotos en facebook!

Hoy tenemos un invitado muy especial en las oficinas centrales de Bebearmyfriend porque aunque hemos abierto las puertas y el alma de unos cuantos personajes ilustrados y sublimes del rollo oso, ninguno como el que nos acompaña en esta jornada, puede acaparar con más razones un término coloquial y sin embargo enaltecedor de las virtudes más honrosas del ser humano: ser Gilipollas.

Vaya por delante que no lo decimos con ánimo de ofender ni menospreciar. De hecho, ya que nos honramos de tener a nuestro amigo ya preparado para el cuestionario, preguntémosle a él si se considera tan patético, e iniciemos  la ansiada entrevista a... ¡El gilipollas que denuncia fotos en facebook!
No soy gilipollas, es que al quitarme la camiseta... Bueno da igual, ¿alguien me ayuda?
—Bienvenido a nuestro hogar querido amigo, y antes de que vuelva a denunciar una publicación, ¿qué le parece que le insultemos de esta forma?
No me disgusta la verdad, en casa me lo dicen a diario, sin problema.

—Cuéntenos, ¿por qué denuncia una publicación?
Pues le voy a ser sincero. Me pone bastante cachondo putear al personal. En cuanto termino de hacer el mal, me hago una paja mientras me río como los malos de las películas cuando cometen fechorías, y es una sensación como cuando de pequeño te comías un moco a espaldas de tu madre y percibías su sabor salado y su textura durita y viscosa al mismo tiempo.
No tengo estudios, pero con la cera de los oídos hago las figuritas de navidad. ¿Quién es el tonto ahora?
—Pero alguna razón de algo más peso tendrá para perder el tiempo en vez de invertirlo en sacarse la ESO ¿no?
Si hombre, siempre hay una idea para usar nivea. Si entro en un grupo de facebook a publicitar mi bar y me borran del grupo pues oye, uno tiene su corazoncito y le duele. Igual que cuando cuelgas una foto en bolas en una comunidad de "señores peperos a los que les gusta hacer ganchillo con otros hombres cuando sus mujeres van a misa por las tardes", o tu mejor instantánea en "Si vienes aquí a ligar vete por donde has llegado puto maricón" y te la quitan. Pues duele, claro que duele. Y a uno, que no está muy bien de la cabeza pues le viene la rabia y ya está.

—Entonces, entiendo que usted solo entra en los grupos para satisfacer su ego personal, o para vender algo.
Lo del ego no sé lo que es. Lo de vender algo si lo entiendo, y acepto el reproche. Mire usted, cuando estás en facebook y ves que puedes conseguir que la gente te admire, te diga lo bonita que es tu fiesta y no gastes un duro en que unos cuantos tontos te sigan la corriente, yo duermo mucho mejor y las pastillas que me receta el médico no me hacen ninguna falta. Tampoco la camisa de fuerza, pero eso es otra historia.
¡Soy tan grande como la cabeza de mi glande!
—Y ¿qué es lo que le molestó de nuestra publicación «momento gaymer» para que la denunciara?
Pues que pusisteis una foto de un pavo que tenía la polla más grande que la mía, y si yo no puedo poner una foto de mi culito tragón, ni ligar con la peña, ni vender un ford escort que tenía para hacerme pajas con los garrulos del pueblo, pues tú dirás para qué quiero estar en tu grupo... O todos moros o todos pichacortas, pero discriminaciones, las mínimas.

—Si el problema es que solo te llega para zumbártela con dos dedos, hay un grupo donde te dicen cómo alargarte los dedos.
Ya estuve en ese, pero uno puso una foto de su avance y como no me gustó pues lo denuncie y ya no pude volver a entrar.

—¿Y no puede más el hecho de ver cuerpos esbeltos cada vez que compartimos un post? Se supone que entras en nuestro rinconcito de facebook por ese motivo.
Claro que sí, y yo voy a un cuarto oscuro a revelar fotografías de mi móvil, no te jode.
Foto artística. No es una foto de una polla.
—Es comprensible... lo mal que estás de la cabeza. Sin embargo, para la siguiente podrías escribir un comentario mostrando tu malestar frente a ciertas cosas y sabríamos lo que os gusta o no para poder mejorar el grupo...
Sí claro, y colaborar en esa mierda de grupo, vas listo.

—Es una actitud un poco infantil, si me permites la expresión.
¿Si? ¡Po come mierda en la palangana, pa tí, pa tu hermana y pa tó la semana!

—¿Seguridad? Por favor, vengan a recoger a un energúmeno que se ha colado en las instalaciones.
¡A que te denuncio! ¡Que estoy mu loco tío!
¡Rebota, rebota y en tu culo te explota!
Bueno, sentimos que hoy la entrevista termine de esta manera tan abyecta e ignominiosa. Nos gustaría haberos ofrecido algo digno y amable, pero así es la vida, cuando creías confiar en la bondad de los desconocidos, te topas con la dura realidad.
Para compensaros, la siguiente entrevista la haremos a Bob Hoskins. Ya sé que está muerto. Si de todas formas me invento todo, no me seáis tan tiquismiquis.
¡Que yo no he denunciado a nadie, que solo venía a hablar de mi libro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario