martes, 14 de junio de 2011

Bear porno hetero. Existe, ¡y es tan extravagante!

El mundo del porno no se limita al rollo oso. Ni siquiera al mundo gay. Por mucho que nos pueda resultar increíble, y hasta grotesco, los heteros también hacen películas de educación sexual donde alegres maromos de vida disipada y exceso de esteroides, abusan de bellas doncellas de larga melena teñida de color rubio puta, desarrollando tramas cuyos diálogos suponen un "tour de force" para los actores:
- ¿Ei, Selena, qué tal te va?
- Reviéntame el chocho, cabrón.
- Selena, siempre tan directa, no cambies bombón.
- ¡Siguiente!
El caso es que a pesar de que nos resulte desagradable ver cómo alguien puede comerse un felpudo, de vez en cuando a las productoras de porno hetero se les ocurre la feliz idea de hacérselo comer a un gordo. Y ellos tan contentos claro, sin tener el súper rabo ni la tableta de chocolate, que les paguen por meterla en caliente es como un regalo de los dioses.

Y desde aquí, siempre atentos a las necesidades de nuestra comunidad, queremos poner nuestro granito de arena en este sentido. Aquí va una pequeña recopilación de pelis hetero con gorditos y sus correspondientes enlaces para que podáis verlas íntegramente.



Anita dark vs Fat man

Anita es un poco puta y le gusta más una polla que a un tonto un lápiz. El fat man es el que nos interesa a nosotros que no pierde el tiempo con tonterías y en cuanto puede se baja los pantalones y pone a Anita mirando a Calatayud. Y nosotros tan contentos.
Pincha aquí para ver cómo termina la historia.


French Fat Daddy


En esta ocasión nos encontramos al pedazo de macizorro tirándose a una pava con dos alpargatas por tetas. Mientas se la ponga dura al gordo a nosotros nos da igual. Cuidado con los primeros planos del felpudo de catwoman. Puede herir sensibilidades.
Si eres hetero y quieres saber si se casan, olvídalo. Si eres gay y quieres ver al gordazo en acción pincha aquí.


Very young teen comes with fat mature man

Cuenta la historia de una adolescente que va a la casa del cura (que además hace de tonto del pueblo) para repasar el catecismo. El pobre está más salido que el pico de una plancha, pero es osito y nos importa una mierda que huela a incienso y vino de tetra brick, y ella con la tontería de que es pura e inexperta se deja querer. Vaya zorrón.
Pincha aquí si quieres saber cuántos padrenuestros le hace rezar el párroco a la impía.


Fat Pig fucks hot babe again

En ésta el fat pig tiene pinta de estar hasta los huevos de estar casado con la tía más aburrida del universo porque agacharse y ponerse a contar las pelotillas de la colcha no es estar muy concentrada, vamos digo yo. No pasan de hacer un par de posturas: el perrito, el misionero y poco más. Y para más inri se la tira con calcetines. Se lo perdonamos por gordo pero vamos, no es de recibo.
Para aburrirte viendo siempre el mismo plano del gordo pincha aquí.


Fat older man with young whore


Esta película en principio no iba a incluirla, primero porque pensé que ella era un tío, y segundo porque el gordo es demasiado gordo quizás, pero es que se pasan los cuarenta minutos de película dándole que te pego, así que sólo porque un hetero aguanta durante más de cinco minutos merece constar.
Pincha si quieres saber cuántos empujones le pega el gordo a la andrógina.


Fat Guy Takes Naked Food Assault

Y por último, una rareza. Un gordo comiendo. Que no hombre, que la rareza es que las dos payasas que están con este pedazo de hombre, solo se limiten a hacerle tonterías pudiéndoselo tirar.

Lo más sexual que hacen con él es desnudarlo y tirarle rosquillas al culo. Los heteros son tan raros.

Para saber en qué minuto por fin las pavisosas le quitan el calzoncillo al osazo pincha aquí.


Apasionante la subcultura bear en la filmografía heterosexual para adultos. O se tiran a niñas o las niñas les restriegan un donut por la cara.
Que sois osos, coño, y no se ha visto ni una cachetada en las nalgas, un mísero piercing en vuestros frondosos cuerpos, un fisting, qué se yo, ¡ni un sling por ningún lado!

A ver si vais a ser maricones... Lo dicho, estos heteros son la mar de extraños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario