miércoles, 5 de diciembre de 2012

Loca academia de gordología

Un gordo vestido de tía, el súmum del humor.
Está claro que en la cosa del humor, para gustos los colores. Lo que ocurre es que hay formas de provocar la risa del respetable que pueden ser mejor aceptadas dependiendo del páis donde nos encontremos. Por ejemplo en España gustamos de reirnos de las desgracias ajenas, y el "culo, pedo, pis" sigue siendo un clásico que arranca carcajadas. En Francia sacan los guiñoles y unas jeringuillas y ya tienen el sketch hecho con deportistas españoles. Y en Brasil basta con recurrir a la manida pero efectiva dupla delgado y listo con amigo gordo y torpe.
Y precisamente en la televisión carioca encontramos un programa que explota dicha fórmula. ¿Y por qué nos interesamos en la otra parte del mundo por lo que haga gracia en Sudamérica? Porque hay un gordo y enseña carne. Igual es súper gracioso pero ahora mismo a nosotros nos la repanfinfla.

Por ejemplo, soy capaz de tragarme uno de sus capítulos con tal de verlo enseñando piernas y brazacos en un escenario cutre, aunque viva al lado de Portugal y no pille ni una sola palabra. Es lo que tiene acostumbrarse a que cuando vas a comer pollo asado y bacalao dorado al país vecino ellos hablen más castizo que tú. Que hasta las servilletas en vez del consabido "gracias por su visita" tienen escrito "¿te reservamos el sitio para el siguiente domingo?".


En otro capítulo de esta simpatiquísima serie vemos al dúo irse de safari. El gordito está embutido en su ropa de explorador y mientras le dan de comer a un camello, pierde más pluma que un travesti el día del orgullo. Verlo en pantalón corto o a cuatro patas intentando reanimar a una oveja no divierte pero alegra la vista. Sobre todo cuando enseña la barriga.


De todas formas si me tengo que decantar por ver algo que me haga disfrutar una tarde de domingo sentado en mi sofá, siempre elegiría las tomas falsas de programas americanos, sobre todo cuando enseñan a un gordo en calzoncillos blancos durante todo el rato. Tyler Labine es mi nuevo motivo para tener callos en las manos. Que el Hacedor bendiga a América.


En España ya sabéis que mi humorista favorito es Marianico el corto. Pero no os preocupéis, no os voy a martirizar con otro video suyo. Al menos hasta el siguiente post.

Aquí Marianico el Corto de joven. 

2 comentarios:

  1. Ese capitulo de Reaper, no lo recuerdo, aunque Tyler siempre fue muy sexy

    ResponderEliminar
  2. oye en la primera imagen... ka pasaooo!!! no le dio tiempo a ir al baño??!?!?!! jajajajaja

    ResponderEliminar