sábado, 21 de marzo de 2015

Guía del perfecto calientapollas

Estoy buenorro que te cagas. Y me vas a tocar el rabo cuando me salga un chocho en la nariz.
¿Siempre has ardido en deseos de ser un calientapollas y tener a todos los maromos que quieras a tus pies para mandarlos a la mierda en el último momento? ¿Has soñado alguna vez con flirtear con un gordito durante meses mandándole fotos de tu culo, para confesarle finalmente que eran fotos del sobaco de tu abuelo?

Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, a continuación te enseñamos a ser un calientapollas de pro, un pedazo de capullo al que todos señalarán con el dedo por la calle y gritarán:"¡calientapollas, das aco cabrón!".

Primera regla: tener cara de lelo. Es fundamental que parezcas un corderito degollado del que todos pueden abusar y aprovecharse a la mínima. Este rostro algunos ya lo traen de serie pero si no es el caso, puedes practicar cogiendo de modelo a los osos de la semana que salen en el bearwww. Suelen tener bastante cara de explicarte El comportamiento de un sistema dinámico a través de un diagrama casual en menos de dos minutos, y con un poco que tengas abierta la boca y sueltes un hilillo de baba darás el pego. Un último toque de "nadie me quiere y encima acabo de pisar una mierda" en la expresión facial te colocará en el furgón de los VIP (Very Important Parias) que hacen chorrear a las nenas.


Segunda regla. la vestimenta. Básicamente has de parecer un paleto que no haya salido de su pueblo en su vida ni conozca la existencia de Primark, H&M (principales distribuidores de ropa absurda de los jovencitos de hoy en día) o El corte inglés (distribuidor oficial de ropa de los viejos, y jóvenes que quieren parecer viejos).
Recomendamos pillar un jersey del mercadillo, cuanto más anclado en los 80 mejor, y un pantalón de pana a juego con unas botas camperas (se pueden robar a cualquier gitano en un McDonalds corriente los sábados por la noche) que tengan polvo y mierda, que eso llama mucho a la atención y acentúa tu pinta chunga y cateta.


El cinturón con la banderita de España es un must on, no así el reloj calculadora casio de la comunión ni las gafas de pasta con un trozo de celo en la patilla, que si bien como decimos son opcionales, no dejan de darte un toque aún más lerdo que hará que tus víctimas se sientan leones en medio de una manada de cebras.
En cuanto al pelo, por favor, sé que las mechas son muy cool y tal, con los pelitos de punta y un mechón tapándote un ojo que te amaricona  favorece mogollón, pero si quieres ser calientapollas has de sufrir. Raya al lado o corte centurión romano, un poquito de aroma "Muy Mío" del maestro Bustamante y hale, listos para guerrear.


Tercera regla: redes sociales. Ningún calientapollas ha tenido éxito en su vida sin publicitarse antes por las redes sociales. Bearwww, Biggercity y Growlr son los medios esenciales para mostrar tu anatomía y exhibirte como una guarra. La norma básica es mezclar inocencia con perversión. La misma perversión que mostraría tu abuelo por la buenorra tetona en el banquete de la boda de tu prima Paca. Pon pies de fotos pueriles mientras enseñas el posado rabaco. Ejemplos:

A mí lo primero que me entra por el ojo es una buena y sincera amistad, vayamos despacio ¿ok?
Los cockrings ayudan a la circulación de la sangre, mrad el mío, es de Primark y no veas cómo circula la sangre al nabo él solito...
La higiene es fundamental, sobre todo después de una buena ma...crib :-)

Cuarta regla: actitud cerda. Debes ser una putilla barata, así de simple. Sé un baboso, pero con clase. Ejemplo:

Víctima: ¿Y tú eres activo o pasivo?
Yo: Uf, qué difícil pregunta, como soy VIRGEN no lo puedo saber...
Víctima: ¿Y cómo podríamos solucionarlo?
Yo: Una mariscada sería un buen comienzo, pero eres pobre. Llévame a los cien montaditos y hazme tuyo.

Como digo, esta es la parte más fácil de todas. Pero ser una putilla barata y calientapollas también consiste en responder con evasivas a los ataques copulatorios del contrario y esquivarlos con frases ambigüas, para dejarle con la miel en los labios y un buen empalme.
Ejemplos:

- ¿Follamos mañana? Uf, tengo manicura. ¿Pasado mañana? Saco al perro. ¿Algún día? Claro, eso no se pregunta.
- Vente a mi casa, tengo velas en la cama y música de Madonna, lo pasaremos bien, ¿ok? No me gustan las velas. ¡Las cambiaré por tí! No me gusta Madonna.
- Te doy un millón de euros si me enseñas la nalga derecha. ¿cómo lo ves? Fatal chico, no pensé que fueras tan ruín, dame dos y empezamos a hablar. Soy una persona muy abierta...


Querida osera cargada de mala baba, si seguís al pie de la letra estas sencillas instrucciones os aseguro que hablarán de vosotros y vuestra asquerosa y rastrera forma de tratar a los tíos en menos de un mes. Uno tras otro irá comentando lo puta que eres y de cómo los dejaste con la miel en los labios cuando ellos solo querían tu cuerpo por una noche para manosearte con sus manos encallecidas por la soledad, y chuparte los pezones con sus lenguas impías.

Dáis asco amigos. Y lo sabéis. Yo también, pero soy el profe. ¡Se siente!


4 comentarios:

  1. Es curiosa la relación entre cara de lerdo asocial con calientapollismo, eso debería ser estudiado por alguna universidad norteamericana que se dedican a estudiar estas cosas tan interesantes.
    Por cierto el último gif es gloria jajaja, de dónde es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El calientapollismo siempre ha sido tendencia pero nuestras mentes aún no se han adaptado a aceptarlo, o algo así XD La verdad es que no sabía la fuente del gif pero vamos, ahora que la has puesto me voy a pillar la peli que tiene bastante buena pinta XD

      Eliminar
    2. Ya había abandonado mis tiempos de la Troma pero me han dado ganas de volver con ese trailer ;-)

      Eliminar