miércoles, 13 de abril de 2011

El triunfo de los palomos cojos

Corre, que llegan los palomos y con ellos el botellón por la libertá

Al final fué el 9 de abril cuando los palomos llegaron a la ciudad, se hicieron esperar pero fue todo un triunfo. Coincido con Bewater en que la fiesta fué un gran botellón, pero yo lo veo de forma positiva: Para reivindicar algo no tenemos que estar como si fuera un funeral.
Es verdad que el tirón que tiene "La Sexta" no lo tiene cualquiera en la ciudad, y es verdad que había más curiosos que activistas o personas gayfriendly, pero lo mismo ocurre con otras fiestas y aquí no pasa nada, es decir, dudo que la gente que llena las calles en semana santa sean todos católicos practicantes, dudo que al celebrar la Almossassa todo el mundo venga por el amor a la ciudad... y puedo seguir con la lista de fiestas que solo son beber y poco más, es algo cultural y punto.
Foto de Badajoz, esta vez en serio, no es una coña ni esta retocada.
Cuando todo ésto del orgullo comenzó con los disturbios del Stonewall, allá por el 1969, algunos manifestantes se ponían a cantar y bailar, así que es normal que las fiestas reivindicativas del orgullo gay tengan un componente festivo, si a esto le sumamos las ganas de juerga de los españoles, ya tenemos el cócktel del que disfrutamos el Sábado y todos los años en Madrid con el tema del orgullo (el cual es criticado también por su componente festivo y por solo mostrar a las "locazas" que son las que venden, y yo pienso que derecho tiene, ya que eran a las primeras a las que les partían la cara).
Éso sí, la caravana ha pasado de ser una gracieta de "El intermedio" que dejaba a la ciudad como una mierda llena de homófobos, a un canto a la libertad y una patada en la boca del que se fotografía como alcalde. Todos se van a apuntar al carro de la caravana, algo que veo de lo más normal. Las asociaciones ven el camino a seguir, los hosteleros de la zona ven otro momento potencial para hacer su agosto y los políticos se fotografían mientras de tocan las pollas y ya nadie piensa que es una vergüenza que la ciudad solo se conozca por los palomos.
Foto que define la tolerancia de la ciudad
Y no es por aguar mucho la fiesta, pero el que se hace las fotos como alcalde fué elegido por mayoría y se espera que vuelva a arrasar sin competencia alguna por parte de la oposición, así que seguro que muchos de los que llenaron la plaza le votaron y lo volverán a hacer, así por tanto, menos cantos a la tolerancia de la ciudad. Las cosas claras, fué una gran fiesta montada en exclusiva por "La Sexta" con un toque reivindicativo, que algo queda, pero que no es el sentir mayoritario de esta ciudad.
Porque Badajoz ha tenido sus momentos para demostrar lo tolerante que es. Aquí se lleva celebrando el día del orgullo gay desde el 2003 (desde el último año se llama Extremadura Diversa) y nunca han llegado a los 2.000 asistentes (si no me equivoco) y éso que ya hemos tenido incluso al famosete de turno, pero lo dicho, el poder de la tele y el catetismo de la ciudad hicieron que más de un homófobo se acercara a ver la fiesta de los "maricones".
El vídeo de arriba lo grabe este sábado con mi móvil, como el sonido ambiente era muy malo, le he puesto una canción (sin doble sentido) para que no quede tan soso... Pues nada, escribiendo ésto me entero de que los palomos tendremos fiesta de interés económico local.
¡Viva "La Sexta"!
¡Viva el dinero rosa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario