viernes, 20 de abril de 2018

Are you Ready, player one?

Yo, después de tomarme mi batido de proteínas y mis 28 horas de pesas al día, adorando la novela.
Spoiler a la pregunta del título: No.
Hoy voy a analizar el nuevo fenómeno cinematográfico: Ready Player One. Antes de comentar la película he de decir que hace ya unos mil años leí el libro, el cual que gustó bastante y lo devoré en muy poco tiempo. Y cuando escuché por primera vez que el proyecto para llevarlo al cine estaba por fin en marcha pasé miedo, ya que me parecía un libro complicado para una película, pero al saber que era Spielberg su director, pues me sentí más tranquilo.
Disfrutando de la vida relajadamente pensando que su libro favorito está en buenas manos
Me equivoqué. Y no tardé en darme cuenta. Se ha cogido el libro, han sacado algunas cosas comunes como nombres y algo de la historia, y se han limpiado el culo con el resto. De entrada la versión cinematográfica de Ready Playe One va de un juego MMO o plataforma de videojuegos estilo Steam, y es una película que habla de videojuegos, sin más. Y encima más actuales que grandes clásicos. Por lo menos respetan el concurso que hay y el premio del mismo, pero no recuerdo en el libro ninguna carrerita de coches que se resuelve con un recuerdo peregrino.
Dándole la espalda a Spielberg, al bodrio de película, al autor que malvende los derechos de su novela y a la vida misma que te apuñala de esta forma tan rastrera.
En la novela, Oasis es una plataforma que sustituye nuestra forma de acceder a internet, y es un lugar  donde está todo, incluso el sistema de educación de ese mundo futuro. Por cierto, que el mundo real sobre el que se basa el libro deja mucho más claro que la época en la que se basa es una mierda y no hay futuro para nadie, por eso todo el mundo está conectado a Oasis.
Típico futuro distópico megaindustrializado donde la gente no tiene dinero para ponerle mangas a las camisetas.
Ya he dicho que el concurso y el premio es el mismo, también coincide con la película que el concurso se da a conocer después de la muerte del creador de Oasis, pero el libro ya desde el principio dice que hay tres acertijos a resolver para conseguir las tres llaves, y no como se puede ver en la película, donde tienes que ver un "vídeo" con el fin de pillar una frase que se dice casi al acabar la reproducción del mismo para acabar la carrera de la primera prueba. Vamos, un despropósito.
Así que la carrera de coches se  resuelve tirando de esta cadena... ah no, es una solución todavía más chorra, esta es la cadena del retrete.
Los malos de la película son los mismos que en el libro, pero la versión para los cines nos muestra una enorme compañía malvada con subnormales dentro de sus instalaciones: tienen a grupos de "frikis", bueno, el concepto de friki de Hollywood (gordos, tías feas, con gafas y miedosos) que trabaja en exclusiva para resolver las pruebas del concurso y no son capaces ni de solucionar la primera, que ya digo es una chorrada. Pero lo mejor está al final, ya que hay que encontrar un "huevo de pascua" como conclusión del concurso y se ponen a jugar con una Atari 2600.
Persona normal y con vida privada buscando en Google "Atari 2600". Cuando vea que es una consola lo va a flipar.
Me voy a parar un momento en esta parte de la Atari 2600. Cualquier friki de los videojuegos sabe que el primer huevo de pascua aparece en un juego de esta consola. Pues el grupo de expertos de la malvada empresa maligna que quiere quedarse con una plataforma que genera millones de dólares, recomienda ir jugando a todos los juegos del catálogo de la 2600. Y no digo más para no hacer spoiler, pero casi vomito en mitad de la sala de lo absurdo que era todo. Y sí, en la wikipedia te hacen un spoiler enorme si buscas simplemente Huevo de Pascua (virtual).
A la versión machorra y musculada de Mario Mario no le gustan los frikis que no saben dónde está el primer huevo de pascua de los videojuegos.
Volviendo a la cosa esa con imágenes en movimiento. En el libro, los 80 están de moda ya que el creador de Oasis era muy fan de esos años y se estudiaba todo lo relacionado con su persona para intentar resolver las pruebas, sobre todo la primera que es la que más duró sin ser resuelta. En la película es algo sólo del protagonista, el único que parece que se fija en la vida del dueño de Oasis, ya que a los demás les debía parecer absurdo investigar al que crea un concurso que te hará ser la persona más rica y con más poder del mundo.
Guionista de Ready Playe One dándole sentido a la historia. Vemos cómo está haciendo un duro trabajo con el libro.
La escena final de la Ready Player One de las salas de cine es, bueno, la típica en los filmes de este nuevo género, el género de los mundos generados por ordenador vacíos de contenido pero con muchas lucecitas y muchas cosas en pantalla "haciendo cosas". Y eso es la película, un montón de brilli brilli que pasa sin mucho sentido, con unos personajes secundarios vacíos y sin personalidad pero con un protagonista igual de carismático que una piedra que te encuentras por la calle.
El protagonista de Ready Player One. No te habrás levantado del asiento y ya lo habrás olvidado.
Si te gustan las películas palomiteras en las que no tienes que pensar en nada y quieres ver efectos digitales sin sentido, este es tu rollo. También lo es si te gustan los videojuegos y te conformas con ver referencias de los más actuales en un cine. Para los demás y para los seguidores del libro, creo que es una mala idea ir a ver "esto". Le doy dos condones usados sobre cinco. Le estoy poniendo buena nota ya que sale el Jefe Maestro.
Saludos!!
Pues a mi me ha parecido una obra maestra, aunque también hablo con gente imaginaria con un plátano, así que ya podéis suponer el valor de mi opinión.

sábado, 14 de abril de 2018

Big boys, nudes and con fundamento

En las últimas semanas voy a tope con el rollo pesas y me estoy poniendo megacachas, así que subo estas fotos motivadoras de gente a la que me gustaría conocer en una cama bien grande parecer. Enjoy mientras miro en la deepweb productos para estar ciclado en el orgullo de Madrid.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Y recordad que el isowhey y todas esas mierdas no os petan por sí solas, tenéis que dejar de ver tanto porno y darle un poquito al bícep, que luego os rechazan por las apps y os rebotáis tontamente.

jueves, 5 de abril de 2018

Hoy en Vida Gaymer: Cuphead

Así de triste es la vida de un gaymer, de la cama al trabajo y del trabajo a casa. Y ya en casa con tu novio osazo en la cama, dándolo todo con la consola hasta las tantas.
Hoy voy a comentar un juego sin haberlo terminado, pero creo que es necesario hacerlo para que nadie más acabe picando. Bueno, los de PS4 no van a tener ese problema, ya que no está para su ruidosa y caliente consola. Y si, no hay que comprar Cuphead, es una puta mierda y un juego odioso como ninguno.
Envidiosos del mundo, mejor usad DuckDuckGo para no dejar rastro de vuestro patetismo.
He de decir que apenas he jugado, pero después de 1828 minutos (y sumando, que solo llevo el 96% del mismo) puedo asegurar que no vale la pena gastarse los menos de 20€ que cuesta. Vale, es una belleza y desde el primer momento que ves la pantalla de título se te cae la baba y acabas enamorado de su estilo mega retro de animación de los años 30, pero es parte de su trampa mortal.
También te distraen los marineros rudos. ¡Putos programadores manipuladores!
Otra droga que usa Cuphead es la puta música, rollo jazz y de esa época, que te hace odiar tu propia vida. Al principio es muy divertida, pero poco a poco te das cuenta que te impregna de ansiedad. No exagero al contar que he tenido que tomar varios tranquilizantes después de jugar. Vale, el primero era por la ansiedad del juego, y el resto es porque tengo mucho vicio y los trankimazines son muy sabrosos.
Yo después de jugar 15 minutos y después de tomar media caja de tranquilizantes y una tila. Y también después de una operación de estética y horas en el gimnasio... soñar es gratis.
La perfecta unión de imagen y sonido crean esta pequeña joya jugable, pero su endiablada dificultad es lo que te hace odiarlo. Aunque ésta empieza alta, según avanzas se vuelve desquiciante, perfecto para los que no tienen sangre en las venas y todo aquel que sea del norte de Españistán. Pero voy a contar un poco de qué va.
Yo tengo horchata en vez de sangre, por eso me hago fotos artísticas en B/N marcando bien paquetorro y musculacos. Todo falso, editado con el photoshop.
Eres una marica mala que se pasa el día criticando a todo el que ves por la calle, con tu amiguito también marica y también mala. Te ha dado un yuyu chungo por unos tripis en mal estado y te crees que eres una taza que se ha jugado el alma en las tragaperras del casino del diablo. Está claro que pierdes hasta la leche de la taza, así que para salvar tu alma tienes que ir a matar a unas pobres personas que viven una vida retirada y tranquila. Y ya no digo más que hago spoiler.
Cuphead y Mughead en su versión para PornHub. Estoy deseando ver el estreno.
Y hasta aquí el fin del análisis, yo pensaba que lo había visto todo en cuanto a dificultad con Maldita Castilla, pero Cuphead va más allá. Eso sí, es una experiencia única en esta generación que merece la pena probar, pero que no soportarás si no te gusta lo de ensayo y error.
Nota: Cuatro garritas y media sobre cinco.
Me lo has vendido, ahora mismo lo compro para la mejor consola de este mundo (después de la Megadrive, Dreamcast, Game Boy Advance, Xbox, Xbox360)
Y ahora dejo un vídeo de una persona que seguro que no tiene vida privada y se ha pasado el juego en menos de dos horas. Yo más de 30 horas y estoy al final, a puntito de tirar la consola por la ventana (es la Xbox One S, muy ligera, así que aterrizará perfecta).

sábado, 24 de marzo de 2018

Penitencia osuna


Este domingo es domingo de rabos. Los amantes de la semana santa estarán escandalizados y tal por mancillar su fiesta con un vulgar juego de palabras, pero es que dedicarle un domingo entero a un jugador del Madrid tampoco me parece correcto.
-Chacho, que este domingo es domingo de rabos
-Y a mí qué me cuentas si yo soy del Betis...
En fin, que el rollo oso debe congratularse porque es en fechas tan señaladas cuando todos podemos ligar más, y los bares se inventan fiestas absurdas para que la gente acuda en masa a consumir y a gastarse los cuartos después de ver las procesiones, y al final todos ganamos. Hasta los creyentes ganan emocionándose  por los cuatros días que se van a ir con los amigos a cualquier casa rural a fornicar y confraternizar en nombre del Hacedor.
Yo hubiera preferido un cluedo al lado de la chimena, esto de meterte un sillín por el culo no lo veo...
Y es que las procesiones molan mucho en todos los sentidos. Ves un montón de gente bastante buenorra por la calle, y si vives en Sevilla los gorditos van con traje y les da un punto más a su sex appeal, el rollo es que luego en la sauna quitarte tanta parafernalia es más pesado pero bueno, después de un paso por la cabina y un baño de semen, la vuelta a la rutina religiosa se hace más llevadera.
Además, si eres costalero y te lo montas bien, puedes ponerte detrás del gordo que te gusta y restregarle la cebolleta cada dos por tres. O qué os pensábais, ¿que cuando véiais a esa gente salir de debajo del paso sudando como cerdos y jadeando atropelladamente era por el esfuerzo de levantar tanto peso? No hijos no, es por el calentón que llevan acumulados desde que se meten y empiezan a rozarse los unos con los otros, que los fajines que llevan, algunos lo llevarán para cuidar la espalda pero otros los usan para ocultar el rabo tieso con precum.
Si cruzas las piernas el empalme se nota menos.
El caso es que hasta por las redes sociales, la semana santa ofrece alternativas para mejorar la vida sexual bear. En facebook raro será no encontrar quien escriba"qué solito voy a quedarme estas fiestas tan llenas de devoción y sacramento, ¿quién desea empalarme para expiar mis pecados?", o el típico "odio estas fiestas, menos mal que vienen mis amigos de EEUU con un cargamento de condones y lubricante para hacerlas más amenas" acompañando al comentario con el gif de un tío andando altivamente y el texto "haters gonna gate". Y en growlr verás cómo los osos de los alrededores se multiplican  por tres, con lo cual las posibilidades de limpiarte el sable son mayores, sobre todo con heteros, que la vida marital y comer pussies está muy bien pero de vez en cuando un rabete en el culo les sienta de maravilla.
Métemela sin mancharme los gayumbos que como lo vea Carmencita me pone la cabeza como un bombo con sus tonterías de celos otra vez...
Resumiendo, la semana santa son todo ventajas: hay puente, ligas más, los quioscos hacen su agosto vendiendo pipas y si te haces una paja entre la muchedumbre, no se nota porque la corrida se confunde con la cera de las velas.
A disfrutar, que solo es una semana al año.
Esto de ser gay y católico es una penitencia, que os lo digo yo.