jueves, 21 de mayo de 2015

Un osito de provincias.

Mmmm un post de fotos de osos paletos ¡bien! Ah no, es otra mierda con texto...
La mayoría de nuestros 56.587 millones de lectores diarios, suelen vivir en grandes urbes como Tokio, Nueva York, Burquinafaso, Mexico D.F., Londres, Gévora del Caudillo, Madrid, etc., Y muchos de ellos nos han enviado cartas postales para saber cómo es la vida de un oso moderno en una mierda de pueblo perdido de la mano de las grandes marcas de moda. Hoy voy a contar un poco de ese día a día, pero antes recordar a los que nos escriben, que tenemos una cuenta de correo electrónico y que se pueden meter las cartas de papel por donde les quepa, al que tengo alergia y asco (menos al papel moneda, claro).
Usuario normal del blog, urbanita disfrazado de rural, con pantallazo azul detrás para poner campo, pero este no ha visto tanta naturaleza en su puta bida.
Los osos rurales nos solemos despertar con el canto de las gallinas del corral, nos ponemos unos vaqueros ajustados y una camisa de franela con cuatros negros y rojos (incluso en verano) y vamos a trabajar. Bueno, lo de trabajar es un decir, que yo vivo en el sur, aquí nos vamos al bar a pasar la mañana y cobrando el PER. Los del norte suelen ir a talar árboles, por eso suelen ser tan grandes y musculados. También muy sudorosos, y eso da asco.
Los osos del sur disfrutando del dinero que les quitan a los del norte a base de impuestos.
Cuando terminamos nuestra jornada laboral/bar nos vamos a comer, y degustamos cosas de osos, es decir, un cerdo asado acompañado de medio quilo de patatas asadas. El postre varía entre tarta de carne y un kilo de helado de fresa con nata montada y sirope de animal muerto y grasiento. Para beber tomamos Cola Zero o Light, que hay que cuidar un poco la salud. Y luego siesta de 5 horas para los del sur y media hora para los del norte. Por cierto, lo de la comida en el norte es el triple, así están.
Antes de comer, una tapita con un vinito.
Al despertarnos vamos a casa Paqui, el cyber del pueblo, a actualizar nuestras redes sociales como Facebook, Instagram, BearWWW, Grindr, Growlr, 9Monsters, Scruff, Tuenti, Bakala, Wapo y Pornhub. Y todo eso, para quedar más tarde con el de siempre en los baños de la estación de autobús, que alguno ya piensa que estamos hasta casados. Es lo que tiene ser los únicos gais bear del pueblo.
Ya he actualizado todos los perfiles con esta foto y con el texto: "no busco sexo, sólo amistad con gorditos de la zona".
Si es fin de semana vamos a la verbena que hacen en la plaza del ayuntamiento a bailar con las mozas del pueblo, para aparentar que somos machos. Y si no es fin de semana pues nos quedamos en la puerta de casa viendo los coches de la capital de camino a Portugal o, los días más especiales, las motos cuando hay una competición importante en otro lugar (true history). Esta es una de las canciones populares que tocan los grupos locales de cantos regionales:
Y así todos los días. Los ositos de provincias tenemos una agradable vida campera y por eso somos más guapos y divertidos, no como esas osas amargadas de ciudad, que solo han visto un hacha en el catálogo de Leroy Merlin, y se pasan todo el rato follando con gente de fuera o vistiendo como payasos de circo patrocinado con marcas de lo más extrañas.
Locaza de ciudad muerta de envidia y jurando por Madonna que este verano va a ser un verano muermo en el pueblo (si vienes avisa y tomamos un café).

viernes, 15 de mayo de 2015

Fotos de tíos macizorros con los que me gustaría vivir una noche loca

Normalmente no suelo poner fotos de gente que me la pone dura si no para que hagan de gancho a los post que importan nada o poco a la mayoría de lectores del blog, pero Bewater se ha comprado un armario en Ikea y está intentando montarlo, así que no hará mucho por aquí en los próximos meses y me toca poner fotitos. Por desgracia hoy no voy a poner focas sobradas con culos extremos, hoy tocan cachitas y gorditos amorosos. Enjoy.
Maromo con pose "cómeme el rabo".
Así de grandes y pesados eran mis huevos antes de tomar esteroides.
Popchubby por favor, no me visites más por el BearWWW que no me van GORDAS.
Pues le agarré por el pelo y le dije: "chupa y mama que derrama."
Otra vez kdd, no sé qué gorras voy a usar.
No me suelo duchar con el bañador puesto, pero tengo el pene dolorido y es tan grande que lo arrastro.
Lo sé, soy muy cutre haciéndome una foto en el baño y con gorrita, pero con este cuerpo hago lo que me da la gana y vais a chorrear igualmente, bitchesss.
Estoy enamorado de este chico, pero usa iPhone... Por suerte también tiene una 360... Estamos destinados a querernos.
Dior mio la horterada que ha puesto mi novio en la puerta. Después de follar le dejo.
Los viejos, si son como este, también tienen su punto. Follar con ellos debe ser una experiencia, no sabes si al correrse les va a dar un infarto y se van a morir.
Y eso es todo por ahora.
¡Saludos!

viernes, 8 de mayo de 2015

Deportes extremos. Hoy: Ir al cine.

Mira cari, podemos ir al club para jugar a la ruleta rusa o ir al cine. A mí lo de la ruleta rusa la semana pasada no me gustó nada, todavía tengo pedacitos de cráneo de Jorge en las zapatillas.
Desde que he dejado de fumar crack y no hablo de esa aplicación bear que se actualiza varias veces por semana, ya que los programadores son unos mantas y no tienen ni puta idea de lo que hacen (y encima mienten para explicar su ignorancia), necesito emociones fuertes que me hagan sentir vivo. Así que me he puesto a hacer deportes extremos tales como ir de compras un sábado a un centro comercial en rebajas, consumir productos con la fecha de caducidad en el límite, ir al Griffin'n (Madrid) o poner una reclamación a mi operadora de ADSL.
Teleoperador atendiendo mi reclamación.
Pero el que más me pone a prueba es ir al cine a ver el blockbuster del momento el día del espectador, es decir, con precio reducido. ATENCIÓN, NO INTENTES ESTO EN CASA SI NO ES BAJO LA SUPERVISIÓN DE UN EXPERTO. Pues dicho el aviso, continúo, pero lo hago con mi última experiencia extrema en el cine. En mi caso fui a ver un film acerca de un montón de gente disfrazada que iba dando botes por la pantalla y lanzando cosas para que los que la vieran en 3D no tengan la sensación de estar haciendo los gilipollas al pagar más por unas gafas sin desinfectar.
Fin de la historia de amor de relleno. En 3D queda espectacular.
Al sentarme veo que no hay espacio para mi enorme y musculado cuerpo, trabajado durante largas sesiones de gimnasio, totalmente brillante por la capa de aceite corporal que uso para que mis musculazos luzcan mejor y las nenas se corran de gusto. Bueno, en realidad soy gordo, pero Bewater me obliga a escribir un mínimo de palabras y tenía que rellenar. Pues eso que me siento, y apenas hay espacio, y encima el de al lado se llevó un envase de 5L de la mierda que bebía (agua). Pero no contento con el bidón, también se puso súper cómodo con su asquerosa zapatilla casi rozando mi pierna.
Dramatización: el pavo el al lado como en su casa, sólo le faltó fumarse un puro. Aunque si llega a ser como ese, le como la polla y paso de la película.
Me pasé parte de las volteretas y la historia de amor forzada deseando que me rozara para reventarle la cara con la cisterna de agua que traía. Por suerte para él eso no llegó a pasar nunca. Pero el chico no se estaba divirtiendo con las escenas sin sentido de la pantalla del cine y se puso a hablar con su puta madre por teléfono (literal, dicho por él mismo, lo de la madre, no lo de que fuera puta, que eso es una licencia mía). Después de mirarle con cara de odio infinito dejó el móvil tranquilo.
En un momento pensaba que sacaría un espejo para hacerse una foto sexy...
En ese momento ya estaba calentito y necesitaba sangre. Por suerte me hallaba en el cine y no sería complicado que alguien me tocara los huevos. Y el milagro se hizo al escuchar en mitad del silencio de la escena random romántica o de derrota, a alguien comer pipas. Pero no pipas peladas, no por dior, eso sería muy civilizado. Pipas con cáscara. Y haciendo bien de ruido dos filas por detrás. Por suerte al decirle que si podía hacer el favor de hacer menos chasquiditos o dejar de comer pipas lo hizo. Una persona medio civilizada, todavía hay esperanza en este mundo.
Gente normal en el cine.
Y eso parecía ser todo hasta que llegó un ataque de gases tóxicos. En un principio lo noté de forma leve, y pensé que era una nueva forma de interacción con las imágenes en pantalla, olor a queso rancio que tenía que haber dentro del traje de uno de rojo con nombre MANnosequé o nosequéMAN (qué originalidad, por favor). Pero la pestilencia se hacía más fuerte incluso cuando no salía en pantalla. Para mi desgracia el pestazo venía de otro incívico que tenía detrás. Entre la risa de loco y los vapores de la muerte perdí el sentido y me desmayé en el sillón de la sala, hasta que escuché a mi novio vomitar al no poder soportar semejante hedor.
Cari, mira qué mierda he encontrado en el estercolero, me las voy a poner para ir al cine a ver si consigo que alguien vomite jijijijijiji.
Y eso es todo. Bueno no, que alguien en mitad de la proyección se quería hacer una foto y nada mejor que usar flash, con todo a oscuras. Subnormales que piensan que están en su casa, gente que come pipas de forma ruidosa, mofetas asesinas y payasos que no pueden dejar de hacer fotos a sus asquerosas caras... Si esto es no un deporte extremo, ya me diréis qué es.
¿Ese que echa espuma por la boca es Popchubby? Voy a sacarle una foto pal feisbú.
Saludos.