jueves, 30 de julio de 2015

Aunque sea una cagada, a tu fiesta voy follada.

Me ha tocado ser la foto gancho, aunque aquí la gente viene a disfrutar del diseño simplón del blog.
Llevo varios días leyendo por facebook un mantra que dice «Si no te gusta, no vayas/no lo uses», referente a alguna aplicación de contactos y a diferentes fiestas/locales bear. Me he parado a pensar un poco y he descubierto lo sabias e inteligentes que son esas palabras. Tanto, que tengo pensado tatuarme en el culo «Si no te gusta, no la metas».
Yo, siendo iluminado por unas palabras que bien podrían sustituir a 42 como el sentido de la vida.
Y es verdad. Si, por ejemplo, hay una aplicación de contactos que no nos gusta, lo coherente es dejar de usarla, ya que todos nos instalamos las aplicaciones de cruising por el diseño de la misma o la elección de la paleta de colores. Lo mismo pasa con las fiestas bear, todos vamos a esos eventos por la música electrónica de radio comercial, o los grandes hits de los 40 Populares. Por no hablar de la decoración de los locales, la cual debe ser perfecta para armonizar con nuestro estado de ánimo. Si la música o la decoración no son las adecuadas, lo lógico es dejar de asistir.
Odio los iPones y su asqueroso y cerrado IOS, así que voy a dadme de baja de Tumblr. Y esta foto la imprimiré y la quemaré.
Lo dicho hasta ahora, viniendo de un blog donde solemos poner tíos que nos gustan como gancho para la lectura, suena hipócrita. Pero esa es la segunda parte que los lumbreras del sinotegustanovayas han obviado: los tíos buenos mueven montañas. Los macizorros son los que consiguen que soportemos una aplicación fea de cojones (como la del BearWWW o su propia web, que es para mear y no echar gota de lo cutre que llega a ser), o que vayamos a locales de mala muerte, o a fiestas con la misma sesión musical llena de versiones largas y chungas de buenas canciones.
Nosotros estamos aquí para afianzar el mensaje transcendental y filosófico del texto. Es pura casualidad de que tengamos pinta de empotradores heteros.
Seguramente alguno de esos sinotegustanovayas se esté llevando las manos a la cabeza ante tal descubrimiento, pero si lo hace es porque tiene alguien al lado y necesita hacerse la reina del drama, ya que esto lo saben bastante bien. Por eso muchos pasan de ofrecer nada mejor, porque con lo mínimo pueden ir tirando y solo se preocupan cuando tienen competencia. Aunque tampoco hacen nada cuando la tienen, ya que es más fácil culpar a otros de que hablen mal de ellos, y así pueden seguir haciéndose las reinas del drama.
Algunas de las muestras más claras de que la carne vende y que estos «empresarios bear» intentan sacar partido de ella son: 
  • Carteles promocionales siempre con tíos musculados con algo de pelo pintado para pasar por ositos, o dibujitos de ositos de ensueño que no veremos en esos sitios.
  • Usar los perfiles de los tíos más potentes de sus aplicaciones de cruising en sus cuentas de Facebook, y no la gran mayoría de perfiles falsos.
  • Usar a gogós para animar el cotarro con espasmos musculares que emulan un baile. Los gogós suelen ser cachas, y si son actores porno pues mucho mejor. Atrás quedaron los gorditos, una especie en extinción en estos sitios
Gogó, perfil falso y póster para quedada de osos.Esta imagen es muy versátil.
Es evidente que estos empresarios de lo bear usan la carne para promocionarse y, sobre todo, utilizan el nuevo prototipo de oso, o sea, la musculoca sin depilar, ya que han ido expulsando a mucho público bear y ahora toca llenarlo con otros clientes menos interesados en este mundillo y sí en el culto al cuerpo perfecto. De todas formas, esta gente seguirá usando ese mantra, ya que nos toman por idiotas y no se dan cuenta de que actuando de esa forma seguirán perdiendo a los que pagan, los cuales cambiaran a la mínima que haya algo de competencia o sencillamente se alejarán del mundo oso. Y no lo digo como pitoniso, es algo que ya está pasando.
Veo un futuro muy negro para el rollo B€AR, y que estas gafas marcan mis pómulos de forma divina.
En resumen, para los que son muy cortos y necesitan todo muy mascado: nos solemos mover donde hay más gente y las posibilidades de encontrar a otra persona que nos guste es mayor, y nos importa muy poco que la aplicación sea fea, o la fiesta un cagarro.
¡¡Saludos!!

martes, 28 de julio de 2015

Los gorditos son para el verano


Como hace bastante tiempo que no hago un post de videos de gorditos (gordos, para la gente que no se ofende porque les digas verdades como puños a la cara) hoy voy a romper esa dinámica comentando unos cuantos que he encontrado por la red y que me han llamado la atención.
Además, con el calor que hace, tampoco esperéis que me haya estrujado el cerebro para decir cosas brillantes e hilarantes. Con 40º a la sombra, demasiado que he encendido el ordenador y el aire expulsado por los ventiladores no me ha quemado la cara.


En primer lugar me ha sorprendido el concepto de Seguridad que tienen en yankilandia. Siete tíos escoltando a un pobre gordo en bolas que paseaba por la calle. Supongo que como mínimo se habrá tragado una bomba atómica y estarán controlando que no se tire un pedo y salgan volando por los aires.
No, en serio, al parecer el gordito se estaba metiendo un consolador del tamaño de la trompa de un elefante africano y al cerrar el culo se le escurrió, salió por la ventana y el pobre hombre corrió detrás de él enloquecido. El video muestra el agotamiendo del señor después de recorrerse medio barrio buscando su preciado objeto para el amor.


Pero en fin, dejemos de criticar a la policía de otros países porque en Españistán también tenemos para dar y tomar, con la diferencia de que aquí es imposible que fueran siete machos hechos y derechos a por un gordo en bolas. Irían dos como mucho, mientras el resto seguiría presúntamente (la ley mordaza es lo que tiene) tomándose la cervecita vespertina. Y como aquí somos muy de celebrar nuestros éxitos por todo lo alto, por nimios y mezquinos que sean, nuestros dos guardianes de la seguridad se darían un homenaje por el buen trabajo realizado. He aquí el documento gráfico que acredita la felicidad de nuestros agentes.
No tienen deficiencia síquica, es que son funcionarios.


Y después de una gran fiesta con los amigotes para festejar lo buenos profesionales que son, lo normal es pegarse una duchita para eliminar los rastros de popper y de vaselina que se hayan podido introducir por cualquiera de los orificios de los que dispone su cuerpo. Una buena limipeza es crucial si quieren que sean respetados por el vulgo, pero si no disponen de los medios adecuados, una manguera con agua corriente y las manos desnudas (como hacían nuestros antepasados hace un millón de años) es suficiente para arrancarse los rastros de una tarde apasionada y llena de lujuria.


Mi cabeza no da para más señores. Lo he intentado con todas mis fuerzas pero es lo que hay. Echadle la culpa al sol, a la flama, al boogie... 

Hace mucho calor. Dejadme.

viernes, 17 de julio de 2015

DADDYB - I WANT A BEAR

Cómo se nota que Popchubby es megapasiva, ha hecho un copy&paste del título de youtube. Puto vago.
Estaba yo navegando por internet pensando en escribir algo, cuando me topé en youtube (mentira, era en el blog de Abel Araña, si, todavía suelo leer algo de ahí) con este curiOSO (chiste de altura, empiezo bien) vídeo musical:
Primero: ¡¡¡aleluyah!!! no solo los grupejos y solistas españoles que se escudan en la bandera bear hacen basura para consumir en el gueto. Esto me ha emocionado, aunque con el nivel de inglés que tiene es posible que alguien me diga que es de Malparida de la Serena. También me deja un poco mosca que tenga tanto equipo español en el vídeo, lo que me hace pensar que es un subproducto para nuestro mercado y por eso canta como para un curso de inglés de nivel principiante. Hasta yo he podido seguir la "letra".
Hay guan a B... ¡Mierda! ya me he perdido.
La "letra" es superprofunda, con palabras sobreimpresas en pantalla, como si estuviéramos todavía en los 80, tan inexperadas como HOT o WOOF. Cuenta una maravillosa historia de amor como las mejores baladas creadas por las grandes divas, y alejada de los topicazos de qué es un bear. En realidad parece que han metido un perfil cualquiera del BearWWW en una batidora y con eso han tenido suficiente para hacer la canción. Por cierto, creo que he escrito yo más de la letra, que palabras tiene el presente single.
Hubiera sido mejor idea follarse al tío ese y depués usar las sabanas para crear al canción.
Otra cosa buena es que no solo salen musculocas, hay algún chico fondón y otro gordo. Eso sí, salen poco para no estropear la visión de los más cachitas, que para algo se lo trabajan en el gimnasio. Y ya que me he metido en el campo de lo físico, he de decir que el cantante está muy follable y eso le garantiza muchos likes y muchos woofs.
No me paso 27 horas al día en el gym para que salgan las putas gordas esas más que yo.
El vestuario también es de traca. Con el traje está muy bien y me la pone muy dura, pero el rollo de leñador de finales de los 90... Ya está muy superado, como la tontería esa de los arneses que dejaron de estar de moda desde que Chanel pasara de ellos en su colección de primavera del 2015.
¿Arneses? Eso es puta mierda, ahora lo que se lleva en una chaquetita de borreguito nepalí by Givenchy.
Y por último, y no menos importante, la coreografía. Con tanto marica que hay en el vídeo no me puedo creer que ninguno tenga el mínimo gusto como para hacer unos numeritos que envidiaría la vieja de Madonna. Antes ya me quedé escamado con el vestuario, pero como ahora estamos tan activistas y ya no podemos usar nada de D&G, pues es normal que algunos hayan perdido el norte. Pero esto no tiene perdón de Dior. Parece que la persona que les ha dicho cómo es la coreografía estaba sufriendo un ataque de epilepsia y en lugar de buscar un sustituto, decidieron hacer los mismos movimientos y así innovar.
Aprended, maricones.
Y eso es todo, si quieres esto para torturarte o amenazar a tus allegados, te lo puedes bajar desde su Bandcamp, leer la "letra" (por si eres sordo y no la has pillado) y comprarla al precio que tú quieras, como si no te apetece pagar por ella.
¡Saludos!