5 sept. 2017

Vacaciones en Torremolinos

Este año he ido a pasar mis días de asueto a Torremolinos, donde "casualmente" he coincidido con una quedada que desde hace chorrocientos años crea lazos sexuales fraternales entre el oserío nacional e internacional. Y como uno tiene oídos y a poco que hables con unos y otros o te acerques a las zonas clave, pues te enteras de todo.
Como comprenderéis, este año he pasado de hacinarme en la nueva playa oficial bear hasta que no pasaron los días fuertes, ya que estoy un poco gordito y me era imposible colocar la toalla en la zona de tránsito, repleta de chicos palillo chamuscados al sol. Y aún así no he parado de ver la arena repleta de colillas y mierda que la gente borracha y maleducada deja tirada. Tampoco ha faltado el momento ya clásico de orinar en la orilla para deleite de paseantes y bañistas.
Tío, no sé si ir a la orilla porque me estoy cagando y con el agua no me hace falta papel...
Según veo en youtube, la celebración rancia del Mr. Bear atrajo a una gran variedad de participantes: chicos con pareos bailando sensualmente, otros con botella de agua incluída para desparramársela encima y calentar divertir al personal, uno con pantalón de cuero y arnés, fresquito fresquito para la playa... En fin, alguien ganó supongo y se llevaría dinero de ese que no pasa por Montoro.
Votadme perras, no por mí, si no porque me amáis mmm
La playa por cierto estaba llena de musculocas. Hace tiempo que tomaron las riendas del oserío y están ahí para quedarse con sus speedos de colores imposibles y sus piernas de palillo. Ojo, hay gordos y osos, pero suelen agruparse en pequeños guetos oso bollos, con lo que si no perteneces a una especie o a otra te comes los mocos.
¡Chicos, un chaser se acerca! ¡Vamos a ignorarlo como si fuera mierda, jajaja!
Además este año la organización por fin se ha dado cuenta de que ha percibido que la gente pilla las pulseritas que te dan derecho a ir a las fiestas súper exclusivas sin pasar por caja, entra a echar un pis y sale pitando para que le pongan el sello y seguir la fiesta en otro sitio, hasta que ese otro sitio cierre y vuelvan a la fiestorra porque es lo único que queda ya para intentar terminar la noche con un rabo en el culo. Total, que alguna mente pensante ha dicho "¿Ah sí? Pues ahora no os sello hasta las  tres de la mañana que es cuando los garitos cierran y así no tenéis más cojones que quedaros aquí, so mamones". Lo veo bien, yo entré un día y estaba petado de musculocas hasta arriba de popper, pero no me convencía eso de estar oliendo sobaco de gimnasio toda la noche, así que me pìré y no repetí la experiencia.
¡Corred más, coño, que nos engangan la puta pulsera!
Por lo demás, mi estancia en Torroles ha estado marcada por las divas del coño que como te echen el anzuelo en la playa y no lo recojas al momento, te vuelven la cara cuando os cruzáis en los bares, y por los extremeños que evitan saludarte, como si a uno le corriera de gusto poner sonrisa hipócrita cada vez que te los encuentras. Bueno, evitan saludarte cuando vas por la calle, que si te ven en la cabecera de una cola petada de gente, te saludan con gran afecto y amor.

¿Que te he escupido en la cara? ¿No será que te ha cagado una paloma?
Mención especial para mi chico nocilla (alto, fuerte y deportista) cuyos dedos fuertes y gordos de comer nocilla a todas horas, le impide visitar al chaser muy guapo que aparece al lado de mi perfil en growlr. Y pincha en mi perfil una y otra vez, desesperado porque su chaser muy guapo y pasivo no va a ver que lo visita, y entonces yo me creo que quiere follar conmigo y me empiezo a hacer pajas mentales y le escribo y me rechaza porque yo he sido siempre más de nutella que de nocilla, y nuestro amor se resquebraja, pero estoy seguro de que cuando vaya a Madrid o a Sevilla pasará lo mismo, y nuevamente sus morcillas me visitarán porque nuestro destino es estar unidos hasta el fin de nuestros días.
Tío masculino y chaser muy guapo, la combinación más fuerte.
En fin, otro año cuando deje de ser pobre os hablaré de mi maravillosa estancia en Holanda o de todos los japonesitos gordos que me he tirado en Tokio, mientras tanto comeré mierda y os la esparciré a vosotros para que mi existencia terrenal sea más llevadera.
Mi guía turístico y yo, el año que viene.
Reacciones:

2 comentarios:

  1. Pues yo,como no me gusta los acinamientos,,sentirme borrego,y no me llamo Vicente (y no voy donde va la gente) pues suelo ir minimo 1 vez al mes a Torremolinos durante todo el año y presisamente cuando es la mierdada pues no voy. Paso de osazas florero,de los mira mi novio que bueno está,las musculocas,las chulas-playa,y demás fauna que yo creo que hacen de to menos follar.Ni decir tiene que paso de bares atocinados hasta el techo ni sauna en la que no te puedes meter en el agua por que hay tios que se llevan,literalmente,4 horas metidos y los 2 o 3 huecos que van quedando se llenan en 0, Y por no hablar de los reservados,uf,quita quita.Yo he ido la ultima semana de agosto y la primera de Septiembre y alli se estaba como Dios,,,y encima donde me quedé a dormir en septiembre tenia la piscina pa mi solo el dia entero practicamente (hotel Miami),solo me sali cuando entraron 3 matrimonios puretas rumanos con pinta de tener 3 deos de mierda en lo alto,,,di una pequeña arcada,y me salí. Ser antisocial tiene sus ventajas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos muchos los antisociales que vamos a quedadas, nosotros mismos o el mismo dedos gordos. Y luego los bares no están tan a tope, ya que hay que estar en la calle luciendo tipito. Eso sí, a la sauna no hemos ido por ese motivo. Deberíamos probar un fin de semana cualquiera, seguro que se está mejor.

      Eliminar